Al menos 4 personas murieron y  7 resultaron heridas anoche en Tegucigalpa en una jornada de enfrentamientos entre aficionados del Motagua y Olimpia, los principales clubes de fútbol de la capital hondureña.

Según una portavoz del Hospital Escuela, a donde fueron llevados los lesionados, estos sufrieron traumas causados tanto por arma blanca como por arma de fuego. Tres de ellos se encuentran en estado crítico.

El presidente de Motagua, Pedro Atala, calificó lo ocurrido como un “tipo de sucesos nunca antes vistos” en el fútbol hondureño. Por su parte, el presidente del Olimpia, Rafael Villeda, afirmó que “es lamentable que los aficionados lleguen a estos extremos”.

La tragedia se empezó a gestar luego de que barristas del equipo Olimpia atacaron el autobús del Motagua con piedras y botellas, quebrando las ventanas del vehículo. La agresión provocó que el transporte del cuadro de Motagua cambiara su ruta del estadio hacia un hospital ‘´para la atención de los lesionados.

Al menos 3 jugadores del Motagua, Emilio Izaguirre, Jonathan Rougier y Roberto Moreira, sufrieron lesiones y el encuentro fue cancelado.

Mientras esto ocurría con el equipo visitante, se registraban a las afueras del Estadio Nacional violentos enfrentamientos entre las barras de los 2 conjuntos, zacapela en la cual perecieron 3 personas mientras que se asegura que una cuarta murió esta mañana de domingo.

Por su parte, aficionados no barristas que se encontraban en el interior del estadio invadieron la cancha luego de que la Policía usó gases lacrimógenos para dispersar a la multitud, provocando una estampida.

En un país como el hondureño en donde la violencia campea por las calles y no hay autoridad que la frene, se afirma que no hay personas detenidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here