A propósito de los niños: ¿cuales son sus derechos?. Por Juan Carlos Cárdenas Domínguez.

0

  El 30 de abril que acaba de pasar celebramos “el día del niño”. Mucho se ha hecho en México y en el mundo por establecer y preservar los derechos humanos básicos de la niños desde aquella Convención Internacional sobre los derechos de los niños de 1989 de la que México es parte al haberla suscrito.

Desde entonces, 27 años más tarde, se siguen violentando los Derechos Humanos de niñas, niños y adolescentes en diversas formas, no obstante que tales Derechos están previstos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en diversos tratados internacionales y en la propia Convención sobre los Derechos del Niño y en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (publicada el 4 de diciembre de 2014).

En ella, se reconoce a niñas, niños y adolescentes como titulares de derechos y, en su artículo 13, de manera enunciativa y no limitativa señala los siguientes: Derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo; Derecho de prioridad (interés superior de los menores respecto de los derechos de los adultos); Derecho a la identidad; Derecho a vivir en familia; Derecho a la igualdad sustantiva; Derecho a no ser discriminado; Derecho a vivir en condiciones de bienestar y a un sano desarrollo integral; Derecho a una vida libre de violencia y a la integridad personal; Derecho a la protección de la salud y a la seguridad social; Derecho a la inclusión de niñas, niños y adolescentes con discapacidad; Derecho a la educación; Derecho al descanso y al esparcimiento; Derecho a la libertad de convicciones éticas, pensamiento, conciencia, religión y cultura; Derecho a la libertad de expresión y de acceso a la información; Derecho de participación; Derecho de asociación y reunión; Derecho a la intimidad; Derecho a la seguridad jurídica y al debido proceso; Derechos de niñas, niños y adolescentes migrantes; Derecho de acceso a las tecnologías de la información y comunicación, así como a los servicios de radiodifusión y telecomunicaciones.

Es importante mencionar que en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la Convención de los Derechos del Niño las Naciones Unidas proclamaron que “la infancia tiene derecho a cuidados y asistencia especiales, y que la familia, como grupo fundamental de la sociedad y medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros, y en particular de los niños, debe recibir la protección y asistencia necesarias para poder asumir plenamente sus responsabilidades dentro de la comunidad, reconociendo que el niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión, siendo que el niño debe estar plenamente preparado para una vida independiente en sociedad y ser educado en el espíritu de los ideales proclamados en la Carta de las Naciones Unidas y, en particular, en un espíritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad”.

Sin embargo, no obstante tan bellas palabras que han sido pronunciadas en las Convenciones Internacionales señaladas, en México y en muchos países del mundo la violación de los Derechos Humanos de niñas, niños y adolescentes se sigue dando, y no precisamente nos referimos a esos casos de los niños migrantes, sino nos referimos a cuestiones tan sutiles como por ejemplo la Alienación Parental, tema del que ya hemos hablado anteriormente y que vale la pena retomarlo hasta lograr que se erradique de nuestra sociedad.

Cuando una pareja se separa y los hijos se quedarán a vivir con uno de sus progenitores y al otro le corresponderá un régimen de visitas y convivencias que será el modo en que continuará interrelacionándose con sus hijos, no obstante que vivan separados de su padre, estos niños (hasta los 18 años) seguirán teniendo el derecho humano básico de ver a su padre, con el que no viven y convivir libremente con él.

Sin embargo, hay múltiples casos en los que quien tiene la guarda y custodia de los hijos impide que estos convivan con su otro progenitor; no le pasa las llamadas telefónicas a sus hijos cuando llama el otro progenitor; organiza actividades en el periodo de visita para evitar el derecho del otro padre a reunirse con los hijos; intercepta correos y regalos enviados a los hijos; desvaloriza e insulta al otro progenitor en presencia de los hijos; no informa al otro progenitor sobre las actividades de los hijos (actividades escolares, competencias deportivas, actuaciones teatrales, asistencia al médico, etc.); implica a otros familiares en el desvalorizar al otro progenitor frente a los hijos; toman decisiones importantes a propósito de los hijos sin consultar al otro progenitor; amenazan con castigar a los hijos si llaman por teléfono o escriben al otro progenitor…

niños 3

Y todas estas cuestiones que se realizan son ALIENACION PARENTAL de los hijos menores de edad, lo que se traduce en una violación a los derechos humanos básicos de los niños, y es una de las formas más sutiles de maltrato infantil que produce un grave daño en el bienestar emocional y el normal desarrollo de los menores que lo sufren, incluso se dice que es un proceso que consiste en programar a un hijo para que odie a uno de sus padres sin que tenga justificación.

El Síndrome de Alienación Parental no era reconocido como una enfermedad mental,  pero la Sociedad Americana de psiquiatría ya lo incluyó con el nombre de Disfunción maternopaterno- filial y el Código Civil para la Ciudad de México en su artículo 323 Septimus señala: “Comete violencia familiar el integrante de la familia que transforma la conciencia de un menor con el objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con uno de sus progenitores. La conducta descrita en el párrafo anterior, se denomina alienación parental cuando es realizada por uno de los padres”.

Así, lo correcto es seguir luchando por transformar a nuestra sociedad para erradicar estas formas de violencia familiar y de maltrato de los niños.

E MAIL: lic.cardenas.abogado@hotmail.com

Acerca del autor

Redacción

Somos un grupo de profesionales de la información y comunicación radiofónica y televisiva y ésta es nuestra ventana para expresar con libertad y responsabilidad puntos de vista sobre el acontecer nacional.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*