Un reporte del servicio europeo Copernicus que monitorea el cambio climático, destaca que durante 2020, Europa ha vivido el año más cálido, y que hasta las regiones árticas de Siberia registraron una temperatura media excepcional, de más de 4 ºC superior al promedio histórico. Una verdadera voz de alerta.

El año de la pandemia fue el más caluroso jamás registrado junto a 2016. Pero lo fue aún más en Europa, donde la temperatura media superó en 0,4 ºC el promedio de los 5 años más cálidos, todos ellos dentro de la última década.

Según el informe “Estado del clima en Europa”, de Copernicus, el calentamiento se reflejó especialmente durante el invierno con +1,4 ºC que el récord anterior, y +3,4 ºC respecto a la media de los inviernos de entre 1981-2010,.

El fenómeno fue más perceptible en el noreste del continente, en las zonas árticas de Siberia, que sufrieron su año más cálido jamás registrado, con una temperatura 4,3 ºC superior al promedio de 1981-2020.

El Ártico vivió su segundo año más caluroso con +2,2 ºC por encima de la media histórica. En consecuencia, los casquetes glaciares árticos se redujeron a niveles jamás registrados. Además, la ciudad rusa de Verkhoïansk alcanzó en junio una temperatura récord de 38 ºC y Siberia sufrió 2 incendios llamados zombis o remanentes, fuegos que continúan ardiendo bajo tierra y que pueden volver a prender la superficie seca al cabo de un tiempo.

En el resto del continente europeo, las canículas estivales fueron menos intensas y largas que en los últimos años, mientras que el otoño fue húmedo y marcado por una meteorología excepcional, como la tormenta “Alex”, que golpeó regiones de Gran Bretaña y Francia.

Las concentraciones en la atmósfera de dióxido de carbono y de metano, principales gases de efecto invernadero, aumentaron 0,6% y 0,8%, respectivamente en un año, para alcanzar los niveles más altos jamás registrados desde que empezaron a medirse estos datos en 2003 vía satélite.

Los resultados del informe anual de Copernicus están lejos de reflejar los objetivos del Acuerdo de París, que pretende reducir las emisiones para limitar el calentamiento a +2 ºC e idealmente a +1,5 ºC, respecto a la era preindustrial. Para alcanzar esta última meta, sería necesario reducir las emisiones mundiales de CO2 de 7,6% anual, entre 2020 y 2030.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here