La Organización Mundial de la Salud difundió una guía sobre el uso de vaporizadores y cigarrillos electrónicos y afirma categórica que “no hay duda de que son perjudiciales para la salud y no son seguros”.

 

Para el organismo de Naciones Unidas, hay muchos tipos de cigarrillos electrónicos en uso, conocidos como Sistemas Electrónicos de Suministro de Nicotina, con cantidades variables y emisiones nocivas que contienen sustancias tóxicas perjudiciales para usuarios y personas expuestas a vapores de segunda mano.

 

Explica que “se ha descubierto que algunos dispositivos que afirman estar libres de nicotina contienen nicotina”, y a pesar de que se sabe que no son seguros, “es demasiado pronto para tener una respuesta clara sobre su impacto a largo plazo para usuarios o personas expuestas”.

 

La OMS resalta que son particularmente peligrosos cuando los usan los adolescentes, ya que “la nicotina es altamente adictiva y los cerebros de los jóvenes se desarrollan hasta los veintitantos años. La exposición a la nicotina puede tener efectos nocivos duraderos”. Además, los jóvenes que usan vaporizadores tienen más probabilidades de consumir cigarrillos o cigarros convencionales, aumentando el riesgo de enfermedades cardiacas y trastornos pulmonares.

 

Más aún, “para las mujeres embarazadas, los suministros electrónicos de nicotina presentan riesgos significativos ya que pueden dañar al feto en crecimiento”.

 

Dice la OMS en su manual que otro factor peligroso es que el líquido o aceite que se vaporiza puede quemar al usuario y causar envenenamiento por nicotina si se ingiere o absorbe a través de la piel. Cada vez hay más pruebas de que el uso de estos dispositivos podría causar daño pulmonar.

 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos activaron hace unos meses una investigación de emergencia sobre los vínculos entre cigarrillos electrónicos y vaporizadores y las lesiones y muertes pulmonares.

 

El 10 de diciembre de 2019, Estados Unidos notificó más de 2409 casos de pacientes hospitalizados y 52 muertes. Al menos otros 5 países han iniciado investigaciones para identificar casos de lesiones pulmonares relacionadas con el uso de estos productos.

 

Los cigarrillos electrónicos y vaporizadores son perjudiciales para la salud y, donde no están prohibidos, su regulación debe interrumpir promoción y aceptación de productos, reducir riesgos potenciales para la salud de usuarios y no usuarios, prohibir afirmaciones falsas o no comprobadas sobre los dispositivos y  proteger los esfuerzos existentes para el control del tabaco

 

Alrededor de 15 mil sabores únicos se utilizan en los cigarrillos electrónicos y vaporizadores, incluidos los sabores diseñados para atraer a los jóvenes, como el chicle y el algodón de azúcar.

 

Según la OMS, los Gobiernos deberían restringir la publicidad, la promoción y el patrocinio de estos productos para proteger a los jóvenes, otros grupos vulnerables y los no fumadores. El uso esos productos en lugares públicos y de trabajo cerrados debe estar prohibido, dados los riesgos para la salud de los no usuarios.

 

Además, la OMS recomienda gravar estos dispositivos de manera similar a los productos del tabaco, ya que ofrece beneficios mutuos para los Gobiernos y para proteger a los ciudadanos a través de precios más altos que impiden el consumo.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here