El número de nuevos casos detectados del coronavirus covid-19 en la China continental el martes ascendió a 406 y la de muertos a 52, de acuerdo con autoridades sanitarias locales.

Así, el conteo total de contagiados es ya de 78 mil 064 y el de víctimas mortales de 2 mil 715. Al mismo tiempo las autoridades sanitarias chinas reportan más de 29 mil 700 personas que se han curado.

Las cifras siguen bajando y por ejemplo, el lunes fueron 508 nuevos casos y 71 muertos.

En la provincia de Hubei, epicentro del brote, se han confirmado 65 mil 187 casos, 2 mil 615 de ellos mortales.

De acuerdo con el jefe de la misión de expertos internacionales independientes que  visitó China, el país asiático ha demostrado que puede contenerse el nuevo brote de coronavirus COVID-19.

En rueda de medios, el doctor Bruce Aylward explicó que “la unánime conclusión del equipo es que China ha cambiado el curso del brote dentro del país. Lo que era un rápido crecimiento, se estabilizó y ha comenzado a bajar más rápido que lo que uno puede esperar si hubiéramos estado mirando a las dinámicas naturales de este tipo de casos”.

Cientos de miles de casos se han prevenido en China gracias a esta agresiva intervención

Aylward precisó que “la segunda gran conclusión para el mundo, es que simplemente no está listo. Pero pueden estar listos rápidamente si hay un cambio de mentalidad sobre cómo vamos a manejar la enfermedad”.

Refiere que para que exista ese cambio de mentalidad, los países deberían estar tomando las decisiones políticas necesarias y aplicando estrategias de salud pública adecuadas para evitarla, recomendando que en lugar de estar debatiendo si es o será una pandemia, lo que deben hacer es copiar estrategias que han funcionado en el China.

Se preguntó sobre esto “cuántos países tienen planes para tener camas de hospital, ventiladores, suministro de oxígeno, capacidad de laboratorio” y aseguró que “China sabe cómo mantener a la gente con vida. Hay que mirar a China, porque estamos viendo muertes en países del G7″.

El epidemiólogo detalló la movilización de China en la lucha contra el COVID-19 y dijo no haber visto nada igual en sus 30 años como epidemiólogo. La estrategia de, ha sido “la aplicación de lo que algunos estiman son viejas y básicas normas de salud pública con un rigor y de una forma nunca vista antes en la historia”, explicó.

Agregó que “básicamente lo que han hecho es encontrar los casos de contagio, los han aislado y han aplicado limitaciones de movimiento”, usando esta estrategia “para tratar de detener un patógeno respiratorio nuevo”.

Aylward enumeró 5 cosas a su juicio, impresionantes a la hora de aplicar la estrategia: Una estrategia diferenciada donde mentras en Wuhan se impuso una restricción de movimientos estricta, en otras partes del país variaba en grado; una acción fenomenal y cooperación entre la gente de China para la respuesta; reorientar la maquinaria estatal donde todos tienen un papel como si fuera una fuerza de prevención y contención; usar tecnología turbo mediante la combinación de macro datos e inteligencia artificia, y un tratamiento científico muy ágil.

El epidemiólogo comentó que a todas partes donde fue el equipo de la OMS en el país estaban usando las recomendaciones. “Una respuesta científica ágil a una fenomenal escala”. (Naciones Unidas)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here