Un reporte de la NBC de Chicago presentó el caso de del dueño de unos restaurantes suburbanos en  la ciudad de los vientos, quien enfrenta cargos penales por grabar por debajo de las faldas de sus empleadas, incluidas menores.

Lo hacía en secreto y para ello se valía de una cámara oculta en su zapato. Su nombre, Michael Papandrea, de 59 años de edad.

El sujeto fue detenido por grabación de videos no autorizada en marzo de 2020, cuando la Policía descubrió grabaciones que involucraban a sus empleadas durante una búsqueda preliminar en sus dispositivos electrónicos.

Michael fue liberado bajo fianza, pero en febrero pasado, 8 exempleadas de Papandrea presentaron una demanda civil separada en base a las conclusiones de un experto forense que contrataron, y que analizó uno de los discos duros incautados por la Policía, descubriendo más de 24 mil fotografías y videos borrados.

De acuerdo con la querella de las mujeres, 1.900 de los videos fueron filmados con una “cámara web oculta en un zapato”, y otros videos fueron grabados con una cámara escondida sobre un inodoro en un baño.

De acuerdo con Lindsay Proskey, abogada de las demandantes, las imágenes “parecen haber sido tomadas durante más de una década” y muchas víctimas filmadas de manera inapropiada eran adolescentes.

Todavía esta semana, otras 9 exempleadas se unieron a la demanda para elevar a 17 la cifra de denunciantes.

Papandrea enfrenta 17 cargos criminales en relación con las grabaciones ilegales, pero la Policía de Illinois señaló que es posible que surjan cargos adicionales tras “un examen forense adicional de las pruebas incautadas”. Calenturiento y abusador.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here