Primero de junio, inicia el sexto mes de 2021 y uno de los guitarristas de la legendaria banda inglesa The Rolling Stones apagará las velas del pastel en lo que será su cumpleaños número 74: me refiero al gran Ronnie Wood.

Ronald David Wood nació el 1 de junio de 1947 y creció en una familia de «gitanos del agua», criado durante los años de la posguerra, que vivía a las afueras de Londres. La familia cantaba temas populares con sus amigos, aporreando pianos y armónicas como acompañamiento, pero tenían el vicio del alcohol; en su casa se celebraban a menudo fiestas que montaban sus hermanos, también músicos, seguidores del jazz y del blues, y Ronnie no se perdía ninguna; Cuando apenas contaba 14 años, “Ronnie” comenzó a emborracharse con brandy y whisky, así como varios tipos de drogas se convirtieron en una normalidad para él. “Marihuana, cocaína, heroína, pero por suerte nunca me metí una aguja”, dijo en cierta ocasión al diario “Independent”.

Pero a su vez, su afán por la música creció y se convirtió en su tabla de salvación: sus hermanos le regalaron su primera guitarra, una española, con la que fue aprendiendo y progresando, hasta que posteriormente se unió a “The Birds”. Paralelamente pintando rótulos para anuncios publicitarios y siguió practicando la pintura, hasta convertirse en un gran pintor aficionado. Empezó su carrera en 1964 con The Birds, mientras tenía 17 años de edad; a continuación se uniría por un corto periodo de tiempo al grupo Mod The Creation, y en 1967 ingresó como bajista en The Jeff Beck Group junto con el cantante Rod Stewart. Ambos se separarían más tarde de este grupo para unirse a The Small Faces, que pronto acortaría su nombre a The Faces, consiguiendo un gran éxito en el Reino Unido.

En 1975, Wood formó parte de The Rolling Stones, remplazando a Mick Taylor, quien aportaba a los Stones una técnica depurada y un sonido claro, mientras que Ron Wood les dio un sonido agresivo, impulsivo, lleno de expresividad, sombrío en ocasiones, dulcemente melódico en otras y con él en la banda volvió la “forma antigua de tejer”, que es una combinación en la que no se establece una guitarra rítmica y otra líder, sino que dos que tejen una compleja trama, llena del estilo de los Stones.

Aunque Ronnie quizás no fuera el mejor guitarrista de todos ellos, no sólo bastaba con saber tocar la guitarra: era primordial saber convivir con los Stones, y esa fue una de las razones por las que se convirtió en miembro de la banda; sin olvidar su espectacular forma de tocar, su capacidad de encajar en el grupo musicalmente, y por último, el ser inglés; circunstancia ésta que también tuvo bastante que ver en su aceptación.

En una de las pausas entre las giras de los Stones, Ronnie formó los New Barbarians, una mezcla de grandes músicos, entre los que también figuraba Keith Richards, amigo y compañero de los Stones, en compañía de otros músicos selectos. El grupo era básicamente un entretenimiento para pasar el verano y disfrutar interpretando música, haciendo ostentación en sus desplazamientos de grandes limusinas de lujo. Durante su carrera, también ha grabado varios discos como solista y ha colaborado con muchos artistas en sus respectivos álbumes, como en 2009, cuando participó en la grabación de Slash & Friends, el disco en solitario de su amigo Slash. También se dedica a la pintura, haciendo retratos de personas tales como Jagger, Keith Richards, Charlie Watts, Eric Clapton y Jimi Hendrix entre otros.

El 28 de septiembre de 2010 salió a la venta su noveno álbum de estudio en solitario titulado “I Feel Like Playing”, el primero desde “Not for Beginners” en 2001, con colaboraciones de lujo como el mismo Slash, Flea, Billy Gibbons, Eddi Vedder, Daryl Jones y Jim Keltner, entre otros.

Asimismo, publicó, en 2008, Memorias de un Rolling Stone, una autobiografía que revela varios secretos de su familia y de la banda.

Como miembro de los Rolling Stones, Ron Wood fue presentado en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1989.3​ En 2012, como miembro de Faces, recibió nuevamente dicha distinción

En diciembre de 2012 se casó con Sally Humphreys, dueña de una compañía de teatro, y sus hijas, llamadas Gracie Jane y Alice Rose, nacieron en mayo de 2016.

Wood fue diagnosticado con cáncer de pulmón que requiere la extirpación parcial de su pulmón en 2017. El músico rechazó la quimioterapia porque no quería perder su cabello, pero finalmente logró librarse completamente del cáncer.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here