Las calles de la Ciudad Vieja de Jerusalén fueron testigos este viernes de la conmemoración del Viernes Santo con un vía crucis en donde no hubo peregrinos pero si muchas personas que acudieron a un evento en una parte de la ciudad que estaba casi desierta desde el comienzo de la pandemia de coronavirus.

Centenares de personas acudieron a la ciudadela este viernes, en especial fieles locales palestinos, religiosos de comunidades católicas de Tierra Santa y residentes internacionales de la región, quienes siguieron los pasos del Calvario de Jesús, desde la iglesia de la Flagelación que señala donde Cristo fue condenado, hasta la basílica del Santo Sepulcro donde la tradición indica que fue crucificado, muerto y sepultado.

La procesión fue encabezada por franciscanos, seguidos de fieles que pararon en cada una de las 14 estaciones de la Vía Dolorosa, donde oraron en italiano, inglés y español. Detrás de ellos estaba un grupo de fieles palestinos, que rezaron en árabe y portaron las 2 cruces de madera.

Durante el recorrido estuvieron acompañados por policías de fronteras israelíes, que facilitaron su circulación con vallas en las callejuelas de la Ciudad Vieja, ubicada en la parte oriental de Jerusalén, bajo ocupación israelí.

Detrás de las vallas estaban residentes musulmanes de la ciudadela y decenas de turistas israelíes, que aprovecharon las vacaciones de la Pascua judía para visitar la Ciudad Santa y observar la ceremonia, a la que se sumaron comerciantes locales palestinos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here