Descubren al pie del Templo Mayor el segundo entierro infantil dedicado a Huitzilopochtli

0

Menos demandante de sacrificios infantiles que su contraparte Tláloc, dios de la lluvia; Huitzilopochtli también recibía este tipo de ofrendas, en particular cuando se deseaba conocer con anticipación los desenlaces de las batallas.

En 2005, se registró por vez primera el hallazgo de un niño sacrificado en honor a esta deidad en el lado sur del Templo Mayor; 12 años más tarde, el descubrimiento de los restos humanos de otro infante genera nuevas luces sobre la relación de éstos y la divinidad solar.

Un equipo conformado por los arqueólogos Rodolfo Aguilar Tapia, Mary Laidy Hernández Ramírez y Karina López Hernández, junto con la antropóloga física Jacqueline Castro Irineo, tuvo la misión de excavar el hallazgo de la Ofrenda 176, en la cual se colocaron a finales del siglo XV los restos mortales de un niño acompañado de adornos corporales y símbolos característicos de Huitzilopochtli.

Desde su descubrimiento, en octubre de 2017, han excavado, limpiado y registrado cada uno de los huesos humanos y los numerosos objetos elaborados con diferentes materias primas.

Este grupo de profesionales afirma que desenterrar los secretos de uno de los imperios más poderosos del México antiguo “es sumamente apasionante”. Cabe mencionar que la iniciativa del Instituto Nacional de Antropología e Historia conmemora este año 40 años de su creación.

Aguilar apunta que el área de excavación en la que se encuentran desde hace dos años, se ubica en el eje central del adoratorio de Huitzilopochtli, justo al pie del Templo Mayor, espacio donde se han encontrado numerosas ofrendas.

Una de ellas se depositó directamente sobre el piso de la plaza: primero se colocaron 15 cuchillos de sacrificio de pedernal, encima de éstos una cama de fibras vegetales carbonizadas y, por último, el cartílago del rostro de un pez sierra.

Otra ofrenda, próxima al entierro del niño, fue excavada a lo largo de un año. Su riqueza era extraordinaria, pues tenía cerca de 3 mil objetos, entre cuentas de piedra verde, teselas de turquesa, cuchillos de sacrificio, huesos de lobo y de águila; y centenares de elementos marinos entre conchas, caracoles, galletas y erizos, entre otros, obtenidos desde costas del Pacífico y del Atlántico.

Meses más tarde, el hallazgo de una lápida con el relieve de un águila real que data del periodo del tlatoani Motecuhzoma I (1440-1469 d.C.), condujo al equipo a ampliar la excavación y a encontrar los restos del entierro infantil.

Los especialistas ponen énfasis en la fortuna que corrió la Ofrenda 176 al permanecer intacta por poco más de cinco siglos.

Acerca del autor

Redacción

Somos un grupo de profesionales de la información y comunicación radiofónica y televisiva y ésta es nuestra ventana para expresar con libertad y responsabilidad puntos de vista sobre el acontecer nacional.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*