Antoine Dominique Domino nació en  Nueva Orleans el 26 de febrero de 1928 y lo conocemos como Fats Domino, cantante, compositor y pianista de R&B y rock and roll afroamericano de estados unidos, además de ser el padre del rock and roll.

Antoine nació en el seno de una familia numerosa con varios músicos. Su padre era violinista y su tío Harry fue como trompetista de jazz.  A la edad de 6 años aprendió a tocar el piano y más tarde inició sus actuaciones en público acompañado de Billy Diamond, bajista que le bautizaría como Fats (Grasas).

Fue vendedor de helados y trabajó en una fábrica de somieres donde sufrió un accidente al caérle encima una pila de somieres que le lastimaron las manos al punto que los médicos le comunicaron que no podría volver a tocar el piano, pero Domino no se resignó y tras una larga lucha para su rehabilitación, consiguió regresar nuevamente a los escenarios.

Su carrera comenzó en 1949 con el tema “The Fat Man”, que compuso con Dave Bartholomew, y que es considerada por los investigadores como la primera grabación de un rock and roll, basada en el tema “Junker’s Blues” de Champion Jack Dupree, vendiendo alrededor de un millón de copias y llegando al segundo puesto en la lista de Billboard R&B Charts.

Después de esta grabación, Domino lanzó una serie de éxitos con Bartholomew, el saxofonista Alvin “Red” Tyler y el batería Earl Palmer. Otros músicos notables y de muchos años en la banda de Domino fueron los saxofonistas: Reggie Houston, Lee Allen y Fred Kemp.

Domino atravesó la corriente principal del pop  en 1955 con “Ain’t That a Shame”,  un éxito en los Top Ten, aunque Pat Boone llegaría al número 1 con una versión de esta canción.

Su primer álbum, Carry on Rockin’, lo lanzó en noviembre de 1956 y fue reeditado como Rock and Rollin’ with Fats Domino al año siguiente. Domino lanzó una serie sin precedente de 35 sencillos que entrarían en los Top 40, incluyendo “Whole Lotta Loving”, “Blue Monday” y una versión funky de la vieja balada “Blueberry Hill”.

para 1963, la brillante carrera de grabaciones tocó fondo aunque Domino siguió actuando en conciertos en vivo y permaneció en activo durante décadas, Sólo conseguiría otro éxito en 1968, una versión de “Lady Madonna” , escrita por  Lennon y McCartney emulando el estilo de Domino.

En los años 1980, Domino se queda en Nueva Orleans viviendo de sus derechos de autor y además. Su inclusión en el Rock and Roll Hall of Fame y una invitación a la Casa Blanca no podría ser una excepción. En 1987, Fats Domino recibió el Lifetime Achievement Award en la 29 edición de los Premios Grammy y se le considera uno de los más importantes enlaces entre la música rhythm & blues y el rock and roll.

Su carrera discográfica es envidiable: Lleva vendidos cerca de 70 millones de discos con más de 90 sencillos y más de 25 elepés grabados, habiendo obtenido 21 discos de oro.

Con el boogie-woogie de su piano y su característica voz de ritmo suave, Antoine “Fats” Domino dio un giro importante al estilo de Nueva Orleans en lo que llegó a ser conocido como rock and roll. Domino vendió más discos que cualquier cantante de rock de los cincuenta con la excepción de Elvis Presley.

Murió el 24 de octubre de 2017 en Luisiana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here