Los médicos que atienden al presidente Donald Trump informaron este domingo que el estado de salud del mandatario sigue mejorando luego de que registrará una baja en sus niveles de oxígeno el sábado, y que la mejoría es tal que podría ser dado de alta el lunes.

El médico de la Casa Blanca, el doctor Sean Conley, hablo con los medios frente a la entrada del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, en Bethesda, Maryland, donde fue ingresado Trump el pasado viernes por contraer coronavirus, y explicó que
el mandatario sufrió “fiebre alta” y un nivel de oxígeno en la sangre inferior al 94% el viernes y el sábado.

De acuerdo con el equipo médico que está a cargo de la atención de Trump, su nivel de oxígeno ya está en 98%.

“El presidente sigue mejorando”, expresó Conley, quien sugirió que el gobernante podría ser dado de alta el lunes.

Las declaraciones contradictorias de los médicos el sábado sumieron a la Casa Blanca en una crisis de credibilidad en un momento delicado, en el que aumentan las dudas sobre la salud del presidente y su capacidad de ejercer el cargo a un mes de las elecciones.

El sábado, el jefe de despacho Mark Meadows admitió ante los reporteros frente al hospital: “todavía no estamos en un sendero claro hacia una recuperación plena”. La noche del sábado, el médico de cabecera del mandatario expresó un cauteloso optimismo, pero añadió que Trump “no estaba todavía fuera de peligro”.

El candidato demócrata Joe Biden estaba en su casa en Delaware, y no tenía planes de realizar ningún evento de campaña en persona. Ya se le practicó una prueba y dio negativo, pero en las horas siguientes deberá divulgar los resultados de una prueba posterior.

“Esperamos sinceramente que el presidente se recupera rápidamente y que regresa a la campaña muy pronto”, declaró Symone Sanders, una asesora de Biden. “Este es un recordatorio sombrío de que el virus es una amenaza real”, añadió la asesora en el programa “State of the Union” de la cadena CNN.

En el video publicado desde el hospital, Trump defendió su decisión de seguir haciendo campaña en persona en medio de la pandemia “Yo no tenía alternativa”, aseguró el gobernante.

Conley afirmó el sábado que los síntomas exhibidos por Trump “ahora están cediendo y mejorando” y que el gobernante lleva 24 horas sin fiebre. Sin embargo, dijo que Trump está tomando aspirinas, que reduce la temperatura corporal y tiende a enmascarar o mitigar los síntomas. (con información de AP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here