Autoridades de Suecia decidieron cancelar un experimento de geoingeniería solar para enfriar artificialmente el planeta, el cual era financiado por el multimillonario y estadounidense Bill Gates.

Un equipo de científicos de la Universidad de Harvard iba a verter a la atmósfera toneladas de polvo de carbonato de calcio no tóxico con el objetivo de intentar atenuar la radiación solar y contrarrestar así los efectos del calentamiento global, en el marco del denominado Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica o SCoPEx,

El polvo químico iba a ser llevado a una altura de 20 kilómetros por medio de un globo científico que los investigadores tenían previsto lanzar en junio venidero desde la estación espacial Esrange, ubicada en la ciudad de Kiruna, en el norte de Suecia.

El proyecto había generado controversia, y la Corporación Espacial Sueca, que opera la estación Esrange, comunicó que el vuelo de prueba no se llevaría a cabo.

Explicó que “la comunidad científica está dividida con respecto a la geoingeniería” y que después de dialogar con expertos, las partes interesadas y la Universidad de Harvard, “la SSC decidió no realizar el vuelo de prueba técnico previsto para este verano”.

En su página web, SCoPEx asegura que el experimento “no representaría un peligro significativo para las personas o el medio ambiente” y liberaría solo una pequeña cantidad de partículas en el aire, pero activistas suecos se han opuesto a la iniciativa advirtiendo que el proyecto podría tener “consecuencias catastróficas”.

El Consejo Saami, que aboga por los derechos del pueblo indígena lapón de Suecia, y  grupos ambientalistas locales firmaron una carta en la que defienden que “la investigación y el desarrollo de la tecnología de la inyección de aerosoles estratosféricos tienen implicaciones para todo el mundo y no deben avanzarse sin un consenso global pleno sobre su aceptabilidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here