Políticos representantes de organismos internacionales y del sector farmacéutico se reunieron a iniciativa de la Organización Mundial del Comercio, para discutir el acceso a las vacunas sin llegar a conclusiones, en una reunión realizada de forma virtual y bajo garantías de confidencialidad de lo que se dice.

La propuesta de la OMC de promover un debate sobre la propuesta presentada hace 5 meses por la India y Sudáfrica para suspender temporalmente las patentes que protegen vacunas y otras tecnologías, para luchar contra la pandemia.

Ambas naciones fueron apoyadas por la mayor parte de los países en desarrollo, al explicar que ello permitiría multiplicar la capacidad de producción de vacunas, al hacer permitir que se manufacturen en más países y atender la demanda mundial de la que hoy día se benefician unos cuantos países.

Fuentes que estuvieron en la reunión dijeron sin revelar los nombres de los participantes, que hubo un reconocimiento general de los problemas de suministro de vacunas, toda vez que 130 países no han aplicado ni una sola dosis.

Más aún, solo el 0,2 % de las vacunas disponibles hasta el momento, se han administrado en países pobres, pero el debate sobre la suspensión de patentes no llegó a ninguna conclusión.

La discusión fue propuesta por la directora general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, quien planteó buscar una “tercera vía” entre quienes proponen suspender las patentes y los países que las defienden por considerarlas un estímulo a la innovación.

Los productores de vacunas explicaron que uno de los mayores problemas que han experimentado en la producción, tiene que ver con restricciones a las exportaciones de materias primas por parte de algunos Gobiernos. Tan solo la vacuna Pfizer/BioNTech tiene 280 componentes de 18 países.

De igual manera, se abordó el rol de reguladores nacionales como garantía de la calidad y seguridad de las vacunas, así como la necesidad de que haya más transparencia en acuerdos entre farmacéuticas y gobiernos. No hay información sobre el total del precio de mercado de las vacunas, lo que aumenta las dificultades de muchos países al negociar con la industria.

Cabe recordar que un factor clave para que las farmacéuticas desarrollaran en menos de un año las vacunas contra el coronavirus, fue el enorme financiamiento público que recibieron para acelerar sus investigaciones, el cual se estima en unos 100 mil millones de dólares, que se ofreció sin condiciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here