Los criados de la realeza británica no están dispuestos a abandonar a sus familias para servir a la reina Isabell II durante el período de las Navidades, toda vez que se asegura que los empleados reales deberán estar aislados en una burbuja durante 4 semanas. para proteger a la soberana de un posible contagio por coronavirus,

De acuerdo con el diario británico The Sun, se les pidió a los empleados reales brindar apoyo a la reina durante sus vacaciones de fin de año en la casa de campo de la familia real en Sandringham, pero los criados habrían expresado que no están dispuestos a aislarse de sus seres queridos por 4 semanas, especialmente en el período de celebraciones familiares.

Una fuente consultada por el tabloide asegura que “la reina está furiosa”, y The Sun apunta que según la información obtenida, son al menos 20 empleados, entre personal de limpieza, de lavandería y de mantenimiento, los que no están dispuestos a dejar a sus familias el fin de año.

Una persona con información privilegiada que fue citada por el diario, señaló que

“el personal dijo que ya basta. Eso es absolutamente sin precedentes. Todos quieren ser leales, pero sienten que se les exige demasiado al hacer aislarse de sus familias en Navidad”, y si no hay solución, la monarca podría pasar la Navidad en el Castillo de Windsor por primera vez en 33 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here