En uno más de los episodios poco comprensibles de la política en Israel, el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, quien presumiblemente obtuvo más votos que nadie en los comicios celebrados hace unos días, comparece ante el Tribunal de Distrito de Jerusalén donde se le juzga por recepción de regalos a cambio de favores.

El juicio se reanudó poco antes de que el presidente de Israel, Reuvén Rivlin, inicie  consultas con los partidos políticos tras los comicios del 23 de marzo para designar a un candidato a formar Ejecutivo, entre los que aparece Netanyahu

Netanyahu, vuelve a comparecer ante el Tribunal donde se inició la fase probatoria del juicio en su contra por corrupción, y la Policía acordonó las inmediaciones del tribunal ubicado en el este ocupado de Jerusalén, donde manifestantes se congregaron con pancarta donde denuncian los delitos por los que es juzgado Netanyahu, pidiendo su renuncia.

El premier está implicado en los casos denominados como 1000, 2000 y 4000, en los cuales le imputan haber recibido regalos a cambio de favores, y por haber hecho tratos para recibir una cobertura favorable de los medios para él y su familia.

Otros acusados están obligados a asistir al tribunal son el empresario del portal de noticias Walla y de la empresa Bezeg de telefonía israelí, Shaul Elovitch, que dará testimonio sobre la presión que recibió para dar cobertura favorable a Netanyahu. También declarará su mujer y el editor del diario Yedioth Ahronoth, Noni Mozes.

Es la tercera vez que el jefe de Gobierno va al banquillo de los acusados desde que comenzara el juicio en mayo de 2020. A partir de ahora tendrá que hacerlo, en principio, 3 veces por semana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here