La bancada de Morena en el Senado resolvió que no aceptará a los legisladores panistas Kenia López Rabadán y Gustavo Madero presidiendo las comisiones de Derechos Humanos y Economía, respectivamente, dijo el coordinador de los morenistas en la cámara alta.

 

Explicó que la resolución obedece al descontento existente entre los  morenistas por lo que consideró actitud agresiva de los panistas que protestaron y descalificaron el proceso de elección de la presidencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humano, que recayó en Rosario Piedra Ibarra.

 

Monreal precisó que no es una decisión confirmada sino una resolución de los senadores de Morena que han expresado que de continuar los panistas en las presidencias de dichas comisiones los integrantes de las mismas no asistirían, con lo cual no podrían aprobar nada, ni tener acuerdos.

 

Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política dijo en entrevista que ese resolutivo tiene que entregarse a este órgano de gobierno de la Cámara, para que sea avalada la propuesta de sustituir a los senadores panistas de mencionadas comisiones.

 

Sin embargo, dijo que hablará con sus compañeros para buscar una solución, pues la mesura no siempre llega a tiempo, y Morena también ha acordado que no le importa el tiempo que se tarden pero que responderán a cada uno de los insultos.

 

Otra cosa que crispó los ánimos y enojó a los senadores de Morena fue la actitud triunfalista de los panistas cuando se enteraron que el senador Monreal iba a proponer reponer la tercera votación, y lo hicieron público, antes de votarse, como un triunfo de esa bancada. Consideró que otro punto en donde se equivocó el PAN fue haber expresado que esta propuesta fue un triunfo de ellos.

 

Reconoció que el grupo de Morena es muy difícil porque viene de la lucha social, es heterogéneo y no está acostumbrado a la disciplina política, ni a votar por votar, y lo que debió hacer el PAN era mostrarse generoso y saludar la propuesta de reponer la tercera votación de la elección de la titular de la CNDH.

 

Apuntó que dentro del grupo de Morena tiene una rebelión real, debido a lo cual él también está “tambaleando”, aunque aclaró que él no está casado con cargos, y “si la mayoría decide que yo ya no debo estar también no tengo problema. Me voy tranquilo y me voy con la frente en alto”.

(con información de Notimex)

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here