Continúa este sábado la cumbre vaticana sobre el problema de la pederastia, y hoy, el cardenal alemán Reinhard Marx reconoció que la Iglesia católica “destruyó” archivos sobre abusos sexuales cometidos por sacerdotes contra menores de edad.

El prelado, presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania y destacada figura de la jerarquía eclesiástica, reveló lo anterior durante un discurso en el marco de la cumbre que se celebra estos días en el Vaticano en relación con la cuestión de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia.

Dijo que “los archivos que hubieran podido documentar estos actos terribles e indicar el nombre de los responsables fueron destruidos o incluso no se llegaron a crear”.

El cardenal pidió una mayor transparencia sobre los juicios que lleva a cabo la Iglesia y exigió que se divulguen el número de casos examinados por los tribunales eclesiásticos y detalles sobre los mismos.

Ante cerca de 200 asistentes al encuentro convocado por el papa Francisco, Marx señaló que “el abuso sexual de niños y jóvenes se debe, en una parte no insignificante, al abuso de poder de la administración”.

Entre los asistentes hay 114 presidentes de conferencias episcopales de todo el mundo convocados para hablar también del silencio y el encubrimiento de la pederastia por parte la jerarquía de la Iglesia, y frente a ellos, el prelado alemán agregó que “en lugar de castigar a los culpables, fueron las víctimas las que fueron reprendidas y silenciadas”, e insistió en que “los procedimientos y trámites fijados para perseguir esos delitos fueron deliberadamente ignorados, e incluso borrados o anulados”.

“Los derechos de las víctimas fueron pisoteados y dejados al libre albedrío de individuos”, denunció el cardenal, quien está al frente de una iglesia que ha criticado que el secreto pontificio sea presentado muchas veces como justificación por la Iglesia y peor aún en casos como el de los abusos sexuales perpetrados por curas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here