Trascendió este miércoles que la jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, ha decidido retirar el proyecto de ley de extradición que derivó durante varias semanas importantes protestas en la ciudad.

Varios medios locales afirman que la funcionaria retiró el texto, con lo cual las autoridades locales accederían a cumplir una de las exigencias populares para atenuar los ánimos, entre las cuales están además el establecimiento de una comisión independiente que investigue abusos policiacos, retirar cargos contra los detenidos en las manifestaciones, retirar el calificativo de “revuelta” a las manifestaciones y aplicar el sufragio universal para la elección del jefe del Ejecutivo.

Pese a que es repudiada por buena parte de la población de Hong Kong, Lam goza,  negó que hubiera ofrecido su renuncia a las autoridades chinas, asegurando que  “Jamás he ofrecido mi dimisión al Gobierno Popular Central. Nunca me he planteado dimitir”.

En sus últimas intervenciones, los portavoces del Ejecutivo chino han reiterado su apoyo a Lam, a su Gobierno y a la Policía de Hong Kong para que resuelvan la situación, después de que las protestas iniciaran en marzo como oposición a una propuesta de ley de extradición que, según abogados y activistas, podría haber permitido a Pekín acceder a “fugitivos” refugiados en territorio hongkonés.

Las movilizaciones crecieron en junio, generando enfrentamientos entre algunos manifestantes y la policía, a la que se ha acusado de abusar de su poder a la hora de disuadir las protestas.

Aunque primero suspendió su tramitación y luego aseguró reiteradamente que el proyecto estaba “muerto”, los manifestantes no se dieron por satisfechos; una de las cinco demandas del movimiento es precisamente la retirada efectiva y definitiva de esa reforma legal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here