El equipo de trabajo del todavía presidente de Estados Unidos, Donald Trump, registró otra baja, luego de que Scott Atlas, asesor especial del mandatario saliente para asuntos relacionados con el brote de coronavirus presentó su renuncia.

De acuerdo con la cadena Fox, Atlas destacó las labores desempeñadas por la Administración Trump para atender la pandemia de covid-19, y expresó sus mejores deseos al Gobierno entrante de Joe Biden.

Asimismo, Atlas, que no es infectólogo y deja al país con el brote de coronavirus más grande del mundo, enfatizó “el honor y el privilegio de servir en nombre del pueblo estadounidense”.

El exasesor especial, fue criticado por ciertos grupos, debido a que fue de quienes juzgó que los cierres sanitarios para combatir la propagación del coronavirus son “extremadamente perjudiciales”, y aseguró que a lo largo de su gestión “siempre confió en la última ciencia y evidencia, sin ninguna consideración o influencia política” para servir a los ciudadanos.

El caso es que la única preocupación del presidente saliente, aparte de impugnar los resultados electorales y denunciar un fraude que nadie ha podido comprobar en los comicios, es la la pandemia que está infectando a un millón de norteamericanos por semana, pero no por lo que sucede con sus gobernados, sino porque quiere pasar a la historia como el presidente que tuvo la vacuna contra el coronavirus.

Habrase visto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here