El gobierno británico informó esta semana que a partir del próximo 15 de julio los internautas de Reino Unido que quieran ver pornografía deberán probar que tienen más de 18 años.

De acuerdo con el diario The Independent, dicha medida gubernamental que llevará a efecto el Consejo Británico de Clasificación de Películas, implica que cualquier proveedor comercial de contenido para adultos en línea tendrá que realizar “comprobaciones sólidas de verificación de edad de los usuarios” para corroborar que son personas adultas, más allá de escribir una fecha de nacimiento o marcar una casilla.

De esta manera, los controles podrían solicitar al internauta introducir sus datos personales en una base de datos privada o que compren un pase en kioscos para tener acceso a material de este tipo.

Si las páginas web pornográficas no cumplen con esta regulación, el Gobierno podrían desactivar su servicio por pago o bloquearlas en el país.

Desde el Ejecutivo justifican la medida alegando que quieren evitar que los niños puedan ver este tipo de material, y para la ministra británica de Industrias Digitales y Creativas, Margot James., “en la actualidad el contenido para adultos en línea es demasiado accesible para los niños”, y la introducción de la verificación obligatoria de edad es primordial”.

En cambio, defensores de los derechos digitales rechazan la medida pues, dicen, se trata de una limitación en la Red que podría poner en peligro la privacidad de la gente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here