El Ministerio de Interior del Gobierno de España anunció que ha decidido confinar a la mayor cárcel del país, en Picassent, Valencia, foco de un brote de Covid-19 que afecta a 133 reos.

De acuerdo con el Ministerio, “se suspenden todas las comunicaciones, permisos y solo se permitirá la entrada al centro del personal penitenciario. Las medidas se adoptan para evitar la expansión del brote, que ahora afecta a la prisión, con 133 positivos”.

Las restricciones entraron en vigor hoy y afectan a los 1.910 reclusos de la cárcel de Antoni Asunción en Picassent, de los cuales 473 permanecen en su celda por posible contagio.

El plan implica la suspensión de las comunicaciones de presos con el exterior, incluyendo cualquier salida excepto en casos de fuerza mayor, como asuntos judiciales o sanitarios.

Durante los próximos 15 días solo podrá entrar y salir del centro el personal funcionario y laboral. También se cancelaron los talleres productivos en los que participan habitualmente los internos.

También hay 16 funcionarios contagiados y un total de 27 empleados en cuarentena, y para paliar la falta de permisos y comunicaciones con personas externas se ampliará el número de llamadas telefónicas autorizadas a los internos, especialmente con sus abogados, y se potenciará el uso de videollamadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here