Pese a que el discurso gubernamental insiste en fijar en 2% la meta del crecimiento económico de 2019, el Banco de México le pasó nuevamente la tijera a la expectativa y esta vez señala que el aumento del Producto Interno Bruto será de un rango de entre 0.2 y 0.7 por ciento, cifra por debajo de la proyección anterior que ubicaba la tasa de crecimiento entre 0.8 y 1.8%

A lo largo del año, las previsiones de los analistas han sido a la baja y de hecho este es el cuarto recorte trimestral consecutivo que hace el Banxico.

El Informe Trimestral dado a conocer por el banco central apunta que la economía suma ya 5 trimestres estancada, producto de caídas en el sector industrial, con mención especial en el petróleo, además de bajas en el ramo de la construcción, la inversión pública y privada, y el consumo.

Banco de México resalta que “la revisión para 2019 se deriva del hecho de que, de acuerdo con la información publicada por el INEGI, el crecimiento del PIB en el segundo trimestre fue menor a lo previsto, lo que indica una debilidad más profunda de los componentes de la demanda interna a lo estimado con anterioridad, así como de ajustes a la baja en el crecimiento esperado a lo largo del horizonte de pronóstico para la producción industrial en Estados Unidos y en la plataforma de producción petrolera”

En otro indicador, el Banxico  dice que ante las tendencias de la economía mundial y diversos factores internos, la inflación seguirá estable y en rangos cercanos al objetivo establecido  de 3+/- un punto porcentual.

El Banxico informó que, a su vez, el comportamiento positivo de los precios a escala nacional y las bajas en los componentes de la demanda agregada, fue pertinente recortar 25 puntos base la Tasa de Interés de Referencia colocándola en un nivel de 8 por ciento en la reunión de agosto.

La proyección inflacionaria se ubica en 3.3% en tanto que para 2020, estima que erl índice se fijará en 3%.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here