Este domingo 7 de marzo se conmemora el aniversario luctuoso de un director de cine, guionista, productor y fotógrafo estadounidense, Stanley Kubrick, considerado como uno de los cineastas más influyentes del siglo XX

Nació el 26 de julio de 1928 en el barrio neoyorquino del Bronx, en el seno de una familia judía de clase media-alta, no tuvo una educación religiosa; desde joven mostró su interés por la fotografía, que practicaba con una cámara réflex que le regalaron sus padres y que le permitió trabajar para la revista Look, donde hizo reportajes a estrellas del momento.

Stanley asistía frecuentemente al cine Loews Paradise y al Museo de Arte Moderno de Nueva York, lo que le impulsó a iniciarse en la realización de películas.

Luego de un mediano éxito con los documentales “Day of the Fight”, “Flying Padre” y “Los marineros”, se dedicó a producir largometrajes. El primero fue “Miedo y Deseo” en 1953, que financió con 13 mil dólares obtenidos de préstamos familiares; el rodaje trata de un pelotón de soldados que lucha en una tierra sin nombre, y se exhibió en salas de arte, peo la película tuvo escaso éxito y perdió su inversión. Su siguiente trabajo, “El beso del asesino” de 1955, tuvo presupuesto de 40 mil dólares, y el mismo Kubrick fue operador, montador, ayudante de montaje, técnico de efectos especiales, además de director.

James Harris, productor de la cadena NBC, se fijó en su trabajo y le pidió asociarse en una productora, de la cual surgió en 1956 “Atraco Perfecto”, su primer gran película, con un excelente repartoencabezado por Sterling Hayden, en la que relató la historia del atraco a un hipódromo; el uso del tiempo cinematográfico supuso una innovación para la época, además de que se sienta la lucha del antihéroe en su enfrentamiento con el mundo y su conflictivo final.

La película atrajo las miradas de personajes de Hollywood como Kirk Douglas, quien firmó con Harris y Kubrick contrato para 5 películas, entre ellas “Senderos de gloria”, cuyo mensaje antibelicista hizo que en Francia estuviera prohibida durante décadas, y Marlon Brando, quien se involucró en la preproducción de One-Eyed Jacks, aunque tras varios meses sería despedido por diferencias con el actor, quien terminó dirigiendo la película.

Douglas buscaba un director para sustituir a Anthony Mann al frente de Espartaco de 1960, por lo que Kubrick aceptó su propuesta, aunque apenas pudo intervenir en el guion. La película ganó tres premios de la Academia y fue un éxito comercial impulsando la carrera de Stanley. Sus aspiraciones artísticas y comerciales le llevaron a hacer Lolita en 1962, envuelta en un escándalo ya que narra la historia de la seducción de una menor de edad por parte de un hombre maduro.

A este éxito le siguieron “Dr. Insólito” y “2001: una odisea en el espacio”, su obra máxima ya que no solo buscó elevar el estatus de un género menor en aquel momento, la ciencia ficción, sino narrar una parábola sobre la evolución del hombre en 4 millones de años, ganando su único Óscar de sus 13 nominaciones, por diseño de efectos especiales.

Otras películas reconocidas de Kubrick fueron “La Naranja Mecánica”, que narra a modo de sátira las correrías de un joven cuyas distracciones son la violación y la violencia; “Barry Lyndon”, “El resplandor”, que muestra la transformación del personaje de Jack Torrance, interpretado por Jack Nicholson, y Eyes Wide Shut , que cuenta la vida de una pareja de neoyorquinos que viven una aparente vida feliz, pero que sus sueños y fantasías sexuales manifestados en un momento de intimidad desestabilizan su relación.

El 7 de marzo de 1999, cuatro días después de una sesión privada para su familia y actores de dicha cinta, Stanley murió de un ataque cardiaco mientras dormía; tenía 70 años. Su funeral se celebró el 12 de marzo en la casa de su finca inglesa, con presencia de casi 100 personas, predominando amigos y familiares cercanos. Fue enterrado junto a su árbol favorito en Childwickbury Manor, Hertfordshire, Inglaterra.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here