La necesidad de incrementar la vacunación contra el coronavirus, la ausencia de fármacos suficientes y el escepticismo en turno a la vacuna de AstraZeneca, han llevado a dirigentes franceses como el primer ministro de Jean Castex, a ser inoculado con una dosis elaborada por la compañía anglosueca este viernes.

Castex adelantó su vacunación para  mostrar a los franceses la seguridad de la vacuna, sometida a fuertes cuestionamientos los últimos días ha enfrentado dudas, sobre sus efectos secundarios que llevaron a varios países europeos a suspender su uso.

El premier galo recibió la vacuna en el Hospital Militar Begin de París,y a sus 55 años de edad, señaló que no había sentido nada. Solo reposó unos 15 minutos para comprobar que no había  ninguna reacción a la dosis.

La vacunación del primer ministro francés se dio poco después de que el regulador sanitario local autorizara de nuevo el uso de la dosis tras la suspensión de hace varios días.

Diversos estudios han demostrado que esta vacuna puede prevenir en 94% que las personas sean hospitalizadas, aunque se contagien.

Francia suspendió su uso esta semana, pero decidió retomarlo luego del  análisis realizado por la Agencia Europea del Medicamento, que concluyó que los casos de trombosis registrados, no tienen porqué estar relacionados con la administración de las vacunas.

Francia decidió aplicar AstraZeneca a todas las personas menores de 55 años que no tengan ningún tipo de patologías previas para así minimizar posibles riesgos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here