La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos anticipa para 2021 un fuerte rebote en el crecimiento económico con una tasa de 5,2%, pero si se registra una segunda ola de la pandemia, entonces será de solo 2.8%. Esto en un escenario delicado en el que prevé una recesión mundial de 6% para 2020 si la pandemia de covid-19 “permanece bajo control” y de 7,6% en caso de una segunda ola.

En la presentación este miércoles del reporte sobre las perspectivas económicas difundidas, el secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría, dijo en videoconferencia al impacto de la pandemia y expresó que “la elección entre salud y economía es un falso dilema. Si la pandemia no es controlada, no habrá recuperación económica robusta”.

Por su parte, Laurence Boone, economista en jefe del organismo con sede en París, apunta que haya o no segunda ola del nuevo coronavirus, “al final de 2021 la pérdida de ingresos superará a la de todas las recesiones anteriores de los últimos 100 años salvo en periodo de guerra, con consecuencias terribles y duraderas para las poblaciones, las empresas y los gobiernos”.

En este escenario, la zona euro se verá muye afectada con un retroceso del Producto Interior Bruto de 9,1% en el escenario más favorable, y de 11,5% en caso de segunda ola en 2020.

Más aún, América Latina, Argentina registrará una caída de 8,3% y 10,1% en su PIB considerando los 2 escenarios posibles, mientras que en el caso de Brasil el retroceso será de 7,4% a 9,1%, y en México las estimaciones son de un descenso 7,5% u 8,6%,.

En el caso de Estados Unidos, la OCDE proyecta una caída del Producto de 7,3% sin segunda ola y de 8,5% de haber rebrote, mientras que China registrará en 2020 una contracción de 2,6% en su economía, que puede subir a 3,7% si lega una segunda ola de coronavirus.

A principios de marzo, mientras que el coronavirus ya había llegado a China pero todavía no a las otras grandes economías, la OCDE estimaba un crecimiento mundial de 2,4% para este año.

Gurría pidió que la crisis sea la ocasión para una transición hacia un “crecimiento más sólido y más duradero”. “El objetivo no es regresar a la normalidad”, porque “la normalidad es lo que nos llevó adonde nos encontramos actualmente”.

Por su parte, Boone subrayó que “en todas partes, el confinamiento ha reforzado las desigualdades entre los trabajadores”, ya que los más calificados han podido recurrir al teletrabajo y los más jóvenes y menos calificados están “a menudo en primera línea” en la lucha contra la pandemia.

Para que las economías se recuperen, la OCDE propone “reforzar los sistemas de salud” y “facilitar las evoluciones de los oficios reforzando al mismo tiempo la protección de los ingresos”, así como “volver más resistentes a las cadenas de abastecimiento”. (AFP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here