El gobierno de Nepal necesita recursos económicos en medio de la crisis derivada del brote mundial de coronavirus, y decidió dar marcha atrás en su decisión de prohibir que turistas suban al Everest, al permitir acceso para alpinistas sin experiencia y resarcirse en algo de las enormes pérdidas económicas.

Por lo pronto, los nepalíes empezaron a gestionar los permisos para comenzar una nueva temporada de escalada a la montaña más alta del mundo, condicionando los ascensos a que no se tomen fotografías, privilegio que dará a un grupo muy específico de personas, que cumplan con requisitos casi profesionales.

Sólo se permitirán fotos comerciales y en las que no aparezca ningún miembro de alguna expedición. únicamente así, habrá permisos para la escalada

Con ello se busca evitar imágenes como la que se hizo viral en 2019 en la que se veía un número importante de personas ascendiendo a la cumbre del Everest. Quien viole la orden será multado.

Nepal también permitirá expediciones de alpinistas sin experiencia en montaña, con el peligro que esto conlleva, pero hay que recuperar dinero: en 2019 se recaudaron 3.5 millones de euros en permisos para ascender.

se corre el riesgo de ver de nuevo a personas dispersas por la montaña, sin las condiciones, ni físicas ni técnicas, para terminar el ascenso y su correspondiente descenso sin ayuda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here