Este jueves se publicaron dos decretos por los que se reforma el Reglamento de Tránsito en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, encaminados a combatir la impunidad en materia de seguridad vial e inhibir conductas de riesgo, con el objetivo de proteger a las personas usuarias de la vía más vulnerables.

Una de las modificaciones se refiere a evitar discrecionalidad en las sanciones aplicadas a posibles infractores para que se hagan de acuerdo con el tabulador ya existente. Aunque el monto de las sanciones actuales no aumenta, este cambio deja fuera el criterio de los policías para establecer el monto del pago por faltas al Reglamento de Tránsito.

Asimismo, con la reforma implementada, las penalizaciones serán más estrictas con reincidentes que hayan acumulado 5 o más infracciones y con quienes conduzcan vehículos de placas foráneas que hayan cometido cualquier infracción, pues serán remitidos a depósitos vehiculares donde además de cumplir con la sanción económica correspondiente, deberán cumplir con las multas que adeuden. El criterio de reincidencia entrará en vigor a partir de este 15 de marzo.

La tercera medida tiene que ver con el Programa Conduce Sin Alcohol, mejor conocido como Alcoholímetro, con la que se endurecen las medidas que garanticen el cumplimiento de sanciones para las y los conductores que excedan los niveles permitidos de alcohol en la sangre.

A partir de ahora, los vehículos de los infractores serán llevados al depósito vehicular sin la posibilidad de que un acompañante pueda llevarse la unidad, por lo que será devuelta hasta que la persona sancionada haya cumplido su pena en el Centro de Sanciones Administrativas y de Integración Social (Torito). Asimismo, el vehículo en depósito tendrá que cubrir las multas pendientes para ser liberado.

Con esta disposición, se faculta al personal operativo para que pueda hacer la revisión documental completa del vehículo y, en su caso, infraccionar al o la conductora en caso de que no porte todos los papeles requeridos para manejar el automóvil. Además, para garantizar la correcta operación, en cada punto de revisión del Alcoholímetro se fortalecerá la presencia de los policías de la SSC, así como la incorporación de más grúas para los arrastres necesarios.

Cabe señalar que se han implementado ajustes para actualizar y profesionalizar el Programa Conduce Sin Alcohol. Como ejemplo, se reforzó en 30% el estado de fuerza, de acuerdo con protocolos y medidas sanitarias requeridas por el Covid-19.

También ahora se utiliza el equipo “Alcostop”, que permite detectar niveles de alcohol en el ambiente, de tal manera que el policía hace uso de la sana distancia sin comprometer al conductor y su persona y, dependiendo de los resultados, podrá continuar con la entrevista y la prueba de alcoholemia de ser el caso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here