El acusador de la hoy vicepresidenta argentina Cristina Fernández, es ahora el acusado, luego de que un juez procesó al fiscal federal Carlos Stornelli, por los delitos de asociación ilícita e incumplimiento a deberes de funcionario público.

Stornelli llenó muchas planas de la prensa pampera por su actuación en varias denuncias de presunta corrupción contra la expresidenta Ferrnández Kirchner, y la  decisión del juez se produce una semana después de la llegada del peronista Alberto Fernández al poder en Argentina junto con Kirchner, quien ahora es la poderosa vicepresidenta.

El fiscal federal no fue encarcelado de manera preventiva debido a la inmunidad que tiene por el cargo que ostenta, aun cuando Stornelli incurrió en “inconductas graves, pues “hatomado provecho de su cargo para entorpecer una investigación donde se encuentra imputado y eludir la acción de la justicia durante 9 meses”, según el juez Alejo Ramos Padilla.

El magistrado ordenó además el embargo de 159 mil dólares al fiscal federal de  59 años de edad, quien estuvo a cargo de la investigación de la causa conocida como “cuadernos de la corrupción”, sobre supuestos sobornos para la concesión de obras públicas por más de 160 millones de dólares durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

En este escándalo son procesados la expresidenta, exministros y muchos de empresarios, asunto que fue elevado a juicio oral que todavía no tiene fecha.

La acusación contra el fiscal que trabajó junto al juez Claudio Bonadio en parte de las causas de corrupción contra Kirchner tomó relevancia política en este año electoral, luego de que Ramos Padilla informara en el Congreso que investigaba “una red de espionaje política y judicial ilegal de grandes magnitudes”.

Tras faltar a varias citaciones judiciales y ser declarado en rebeldía, el fiscal Stornelli se presentó finalmente ante Ramos Padilla el 30 de noviembre pasado para ser indagado por presunto espionaje ilegal y extorsión.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here