El penal argentino de Sierra Chica vio partir por fin a un asesino que había cumplido su condena hace 20 años, pero no quería abandonar la cárcel.

La prisión se ubica la provincia argentina de Buenos Aires y el recluso salió en libertad está semana que termina.

El reo ingresó a Sierra Chica en 1979 pero se negaba a abandonar el penal porque dijo, se sentía cómodo porque tenía techo y comida.

De acuerdo con el expediente judicial, el sujeto de nombre Osvaldo Alejandro Longobuco Calidoni, de 75 años de edad, fue sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de una mujer hace más de 40 años, pero luego de cumplir 20 años de cárcel, tenía la opción de solicitar la libertad condicional, cosa que no hizo.

El juez Alejandro Horacio Lago destacó que basado en el beneficio que otorga la ley, la sentencia de Calidoni se extinguió el 8 de octubre de 2001, por lo que ordenó su “inmediata liberación”, pese a los alegatos del reo.

Longobuco argumentó que no tiene a dónde ir y no sabe dónde puede estar su familia, por lo que no quería parar en un asilo, además de destacar la “buena infraestructura” de la cárcel.

Para el juez, Longobuco no podía prolongar su estancia en la cárcel, por lo que Calidoni abandonó el penal está semana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here