En medio de la condena internacional y las malas señales en los mercados de valores luego de la destitución de un grupo de magistrados y el Fiscal General por parte del Congreso, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, abrió la puerta a una posible remoción de otros funcionarios nombrados por sus antecesores en el cargo.

Bukele, que tiene todos los visos de llevar al país centroamericano a un régimen autoritario, advirtió en su cuenta de Twitter que “el pueblo no nos mandó a negociar. Se van. Todos”, aunque no aclaró qué funcionarios están en la mira del Congreso, de mayoría oficialista desde el 1 de mayo.

Aliados de Bukele controlan 61 de los 85 escaños de la nueva Asamblea Legislativa, y destituyeron en cuanto tomaron posesión a los 5 magistrados titulares y 4 suplentes de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema, colocando de inmediato a los sucesores. También destituyeron al fiscal general, Raúl Melara, señalado por presuntos nexos con la oposición, y nombraron un sustituto.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, ya reaccionó el fin de semana y manifestó la “profunda preocupación” de Washington “por la democracia de El Salvador”, en tanto que la Organización de Estados Americanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ya condenaron las remociones.

Por su parte, organismos humanitarios y miembros de la sociedad civil salvadoreña denunciaron una actitud autoritaria en el gobierno salvadoreño, y lo mismo hizo también la Unión Europea, luego de que responsable de política exterior, Josep Borrell, pidió “salvaguardar la independencia del poder judicial en El Salvador”.

A su vez, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamó “a respetar las disposiciones constitucionales, el Estado de Derecho y la división de poderes, con el fin de preservar el progreso democrático logrado por el pueblo salvadoreño desde la firma del acuerdo de paz” de 1992 .

Bukele está respondiendo a las críticas y dijo que “si la oposición gana en Nicaragua, dejarían a la Corte y la Fiscal Sandinista. Si la oposición logra ganar en Honduras, dejarían a la Corte y Fiscal de JOH (Juan Orlando Hernández). Si la oposición gana en Venezuela, dejarían a la Corte y Fiscal del Chavismo. Digo, por aquello del balance de fuerzas”.

La embajada de China en San Salvador difirió de la reacción internacional y expresó que “la salvaguardia de la igualdad soberana y la no interferencia en los asuntos internos de otros países son el principio más importante de la carta de la ONU”.

La Sala Constitucional, cuya misión es velar por el cumplimiento de la Carta Magna, había contenido varias medidas presidenciales relacionadas con el manejo de la pandemia, la mayoría sobre regímenes de excepción, porque consideró que vulneraban derechos fundamentales de la ciudadanía, siendo objeto de las críticas de Bukele

Los magistrados destituidos y el fiscal general habían sido electos por la anterior legislatura controlada por los partidos tradicionales Alianza Republicana Nacionalista y la exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here