El Vaticano y la Universidad de Kent, organizaron el 28 de mayo una conferencia dedicada al tema de la incredulidad con la presentación de los resultados del estudio global denominado ‘Entender la incredulidad’.

La investigación fue dirigida por la Universidad de Kent y financiada por la fundación Templeton, en la cual participaron no creyentes de 6 países: Brasil, China, Dinamarca, Japón, Reino Unido y Estados Unidos.

La profesora Lois Lee, una de las autoras del estudio, dijo en un comunicado publicado por la Universidad de la Reina de Belfast que los resultados muestran que “la imagen pública del ateo es una simplificación, en el mejor de los casos, y una caricatura vulgar, en el peor”.

Al analizar los datos, los científicos concluyen que los no creyentes, categoría que incluye a los ateos y a los agnósticos, se diferencian tanto entre los países, como dentro de ellos, y pese a que los encuestados se identifican como personas que no tienen religión, pocos eligen ‘ateo’ o ‘agnóstico’ como su identidad religiosa.

El estudio mostró además que la incredulidad en Dios no necesariamente implica la incredulidad en otros fenómenos sobrenaturales, por lo que la mayoría de los encuestados expresaron creencia en uno o más fenómenos sobrenaturales.

Más aún, la investigación muestra que la mayoría de los no creyentes apoyan los valores morales, la dignidad humana y el respecto a la naturaleza, como el resto de la población de sus países. Entre los valores más importantes para ellos se encuentran la familia y la libertad.

Según los autores del estudio, muchos piensan que los no creyentes “carecen de un sentido de moralidad objetivo y un propósito, y poseen una confianza arrogante, así como valores muy diferentes al resto de la población”, pero los resultados del estudio demostraron que no es así.

Jonathan Lanman, otro de los responsables de la investigación, concluyó que  “en una época en que nuestras sociedades parecen estar cada vez más polarizadas, ha sido interesante y alentador ver que una de las supuestas grandes divisiones en la vida humana (creyentes contra no creyentes) puede no ser tan grande después de todo”,. (RT)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here