La demócrata Elisabeth Warren, precandidata presidencial por su partido,  se convirtió en la primera aspirante a la Casa Blanca en demandar a la Cámara de Representantes iniciar un procedimiento de destitución contra el presidente de Donald Trump, derivado de la difusión del informe del fiscal especial Robert Mueller sobre el Rusiagate.

Para la congresista, “el informe Mueller presenta hechos que muestran que un gobierno extranjero hostil atacó nuestras elecciones en 2016 para ayudar a Donald Trump y Donald Trump dio la bienvenida a esa ayuda”.

La legisladora por Massachusetts explicó que “una vez electo, Donald Trump obstruyó la investigación sobre ese ataque. Esto implica que la Cámara debería iniciar un proceso de destitución contra el presidente de Estados Unidos”.

El informe del fiscal Mueller dio a conocer los hallazgos de su investigación de 22 meses sobre la presunta injerencia rusa en los comicios ganados por el magnate, y en el texto de más de 400 páginas se concluye que no hubo colusión de la campaña del presidente con los esfuerzos de Rusia por influir en los comicios, pero que Trump estaba satisfecho por beneficiarse de la acción e intentó obstaculizar la pesquisa.

Según Warren, “la gravedad de su mala conducta exige que los funcionarios electos de ambos partidos dejen de lado consideraciones políticas y cumplan su deber constitucional. Eso significa que la Cámara debería iniciar el proceso de enjuiciamiento contra el presidente de Estados Unidos.

Añadió en su cuenta de Twitter que “ignorar los esfuerzos repetidos para obstruir una investigación en su propia conducta desleal infligiría un gran y duradero daño en este país, y sugeriría que tanto el actual como futuros presidentes estarían libres para abusar su poder de manera similar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here