Brasil es el país del mundo con el brote más severo de coronavirus en los últimos días pero hay quienes parecen no entenderlo, luego de que la Policía Civil de la ciudad de Sao Paulo irrumpió en una discoteca del barrio Capao Redondo en la que se celebraba una fiesta clandestina.

En el sitio había cerca de 600 personas, y fue una denuncia anónima la que permitió a la Policía arribar al lugar.

Las autoridades paulistas suspendieron el fandango en dónde la mayoría de los asistentes no traían cubrebocas, violando las medidas sanitarias adoptadas por el Gobierno local para contener el coronavirus.

Eduardo Botero, delegado del Grupo Armado para la Represión de Robos, explicó que “el lugar estaba completamente cerrado, sin puertas ni ventanas. Es como si no hubiera un mañana, se sentía como otro mundo”.

Durante el operativo fueron incautadas 31 bolsas de cocaína, 27 frascos de lanzaperfume, droga a base de éter, así como cloroformo, cloruro de etilo popular en centros nocturnos, y una réplica de arma de fuego.

El organizador del evento fue arrestado y presentado ante la unidad del Departamento de Policía de Protección a la Ciudadanía para responder a los cargos de delitos contra la salud pública y por no respetar las leyes de vigilancia sanitaria

Brasil registra más de 11,4 millones de casos positivos de covid-19 y el número de fallecimientos ya supera los 270 mil, lo que lo convierte en el segundo país más afectado por la pandemia después de Estados Unidos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here