El papa Francisco llamó este martes a la “prudencia y obediencia” hacia los protocolos del gobierno para evitar que vuelvan a surgir las infecciones por coronavirus, a propósito del estado de cuarentena que acatan los servicios religiosos

El pontífice hizo tal requerimiento luego de que obispos italianos se quejaron que el gobierno italiano no ofrecía disposiciones para que las misas se reanudaran en su propuesta de reapertura de diversas actividades en el país transalpino a partir del 4 de mayo.

La postura del vicario de Cristo sobre mantener obediencia y prudencia concuerda con sus llamados anteriores para proteger a los más vulnerables y poner los intereses económicos detrás de la solidaridad.

El gobierno del primer ministro Giuseppe Conte anunció que los funerales se reanudarán a partir del 4 de mayo, pero que no había información en cuanto a cuándo los feligreses podrían asistir a misa.

La conferencia de obispos italianos se mostró molesta porque sus propuestas sobre los protocolos de seguridad aparentemente fueron ignoradas y señalaron que “no pueden aceptar que la libertad de la oración sea comprometida”, arguyendo que el gobierno debió distinguir entre su labor de ofrecer guía en el tema de salud y el derecho de la iglesia de “organizar la vida de la comunidad cristiana, respetando las medidas, pero en total autonomía”.

La oficina del premier respondió que trabaja en los protocolos para permitir la reanudación de servicios religiosos en cuanto fuera posible, pero “en condiciones de máxima seguridad”.

Francisco no se siente cómodo con la cuarentena, y lamentó hace unos días que la iglesia realmente no es “Iglesia” sin una comunidad de feligreses presentes y la administración de los sacramentos. (AP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here