A pesar de la pandemia el SAT ha trabajado para mantener la recaudación y así poder darle viabilidad a los proyectos del gobierno, dijo durante la mañanera de este miércoles, la titular del SAT, Raquel Buenostro.

Explicó identificaron quiénes eran los que contribuían a esta recaudación, y que hay uno de grandes contribuyentes, que tienen ingresos de más de mil 500 millones de pesos al año y contribuyen con el 50% de la recaudación.

Los grandes contribuyentes son empresas que tienen ingresos al año por arriba de mil 517 millones de pesos, son 12 mil contribuyentes e incluyen empresas también del sector financiero, del sector de hidrocarburos, la industria petrolera, empresas extranjeras con operaciones en México, todas las trasnacionales y empresas que son como corporativos, que son muchos grupos y que consolidan sus resultados, que todos hacen una declaración conjunta y además ahí se encuentran Pemex y CFE.

Se programaron auditorías nuevas de manera más estratégica, se revisaron aquellas auditorías que estaban en proceso para cobrarlas muy rápido, y se se puso atención y se le dio seguimiento y marcaje a todos los litigios; sobre todo, a los de grandes montos.

Aparte, se revisaron mucho las solicitudes de devoluciones, porque hay muchas devoluciones de lo indebido.

El padrón actual es de 60 millones de contribuyentes, y que el 0.02% de las empresas contribuye con la mitad de la recaudación. La mayor parte son personas a las que les descuentan del sueldo los impuestos, o personas que tienen actividades propias que se dan de alta, y venden honorarios, servicios, etcétera.

Buenrostro se refirió además al hecho de que en las 2 administraciones pasadas tan sólo se condonaron 413 mil millones de pesos, y que con la nueva legislación al respeecto se evitaron ya las condonaciones y nos ahorramos esa parte del dinero.

El SAT, para poder mantener la recaudación en época de pandemia estableció 3 objetivos estratégicos:

Uno fue aumentar la eficiencia recaudatoria en dónde por un lado invitaron al contribuyente a revisar sus declaraciones porque parecía que había inconsistencias y por otra parte bajaron
la evasión y la ilusión fiscal revisando a los grandes contribuyentes, así como el tema de las factureras, empresas que simulan operaciones para inventar gastos, disminuir sus ingresos y pagar menos impuestos.

Asimismo, hubo acciones para combatir al contrabando y algunas revisiones en la parte de comercio exterior, y la tercera línea de acción fue combatir la corrupción.

De enero a agosto se han promovido ante ante la Función Pública 175 denuncias, en donde aparecen 497 servidores públicos. Adicionalmente se han presentado 39 denuncias ante la Fiscalía General de la República, que implican delitos de 70 servidores públicos, además de los contribuyentes, porque para que haya corrupción tiene que haber un corruptor y un corrompido, o sea, son dos partes.

En las denuncias ante la Fiscalía General también van denuncias, a empresas y de esos 70 servidores públicos, 45% son personal de aduanas.

En el tema de las factureras, dijo que del periodo 2015 al 2018 se revisaron 13 mil contribuyentes y el importe facturado fue de un billón y medio. En estos 2 años que lleva la presente administración se han revisado menos contribuyentes, pero con un momento de facturación mayor. Sólo se han revisado tres mil 226 contribuyentes con un importe facturado de un billón 800.

Reveló que recién anunciaron un primer paquete de denuncias con 42 factureras, ya se metieron las denuncias ante la fiscalía por defraudación fiscal y aquí aparecen 30 personas o personajes, incluso reconocidos; hay personas que están vinculadas con equipos de fútbol, medios de comunicación, periódicos, hay grupos musicales, etcétera.

Entonces, aquí hay varios esquemas que tan sólo el monto de los adeudos que se estiman para estas 30 personas físicas, estas personas vinculadas con estas operaciones simuladas ascienden a 2 mil 200 millones de pesos en 30 personas nada más.

Entonces, sobre estos tres ejes fue donde estuvo toda la estrategia del SAT para tratar de combatir la disminución de los ingresos debido a la disminución de la actividad económica y poder mantener la recaudación para darle suficiencia a los programas sociales.

En cuanto a devoluciones, señaló que en 2020 se devolvieron casi 60 mil millones más que en año anterior, eso quiere decir que, a pesar del esfuerzo adicional de devolver para que hubiera más liquidez por parte de los empresarios, de todos modos, tuvimos buenos resultados.

Apuntó que los esfuerzos adicionales de los equipos de fiscalización, del área de grandes contribuyentes y del área de fiscalización federal, pasaron de recaudar en 2019, 89 mil millones a recaudar 225 mil millones, lo cual compensó la caída de los ingresos por la pandemia; de 2 billones 113 mil, estábamos recaudando 2 billones 37 mil.

Había muchos esquemas que diseñaban los despachos fiscales y contables donde consideraban algunas, que le llaman pérdidas fiscales, que las sumaban a la hora de hacer su contabilidad y eso lo que hacía era: restaba sus utilidades, les bajaban sus ingresos y pagaban menos impuestos.

Si consideramos también todos los resultados de la auditoría que se obtienen de ingresos virtuales, en lugar de 225 mil pasamos a 349 mil millones de pesos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here