La crisis del coronavirus está lejos de ser superada en Estados Unidos y prueba de ello es que la cifra de personas que pidieron ayuda por desempleo al estado aumentó a 1,1 millones pese a que la cifra había disminuido desde fines de julio.

Los apoyos por desempleo significan que se siguen perdiendo fuentes de trabajo en el país, y a 5 meses de que la pandemia alcanzó a Estados Unidos, la economía sigue en crisis a pesar de la reapertura de algunos negocios y el repunte de otros sectores productivos.

El total de personas que reciben apoyos por desempleo bajó la segunda semana de agosto de 15,5 millones a 14,8 millones, según cifras del gobierno estadounidense, además de que la ayuda que reciben es menor que antes luego de que caducara la entrega de 600 dólares semanales adicionales, por lo que los desempleados tienen que subsistir con los montos suministrados por su gobierno estatal, que son menores.

Para muchos, a la pérdida del trabajo, la amenaza de ser lanzados de sus viviendas antes la imposibilidad de pagar el alquiler.

 El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que otorga 300 dólares semanales por la vía federal, provenientes de un fondo para desastres y la mitad de los  estados  solicitarán esa asistencia. Otros estados todavía lo estudian la posibilidad y 2 no lo pedirán.

 La pérdida de empleos se produce  en medio de una pobre recuperación en medio de la recesión y los graves efectos económicos de la pandemia La tasa nacional de desempleo sigue de 2 dígitos, en 10,2%.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here