Los migrantes que buscan llegar a Estados Unidos desde la frontera sur la tendrán más complicada luego del acuerdo al que llegó Washington con 3 países centroamericanas para fortalecer la presencia de sus fuerzas de seguridad en sus fronteras.

Esto ocurre después de que marzo pasado registró un fuerte aumento de menores no acompañados en la frontera sur de Estados Unidos, y dónde la Patrulla Fronteriza reportó su número más alto de encuentros con migrantes, con cerca de 170 mil desde marzo de 2001.

El aumento en la llegada de migrantes a la frontera se está convirtiendo en un desafío para la presidencia de Joe Biden, toda vez que la cantidad de migrantes que llegaban a la frontera empezó a aumentar en el último año de la presidencia de Donald Trump, pero se aceleró bajo el mandato de Biden.

De acuerdo con lo dicho hoy por la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, México mantendrá su despliegue de 10 mil efectivos en su frontera, en tanto que Guatemala enviará 1.500 a la suya y Honduras movilizará 7 mil efectivos a la suya “a fin de dispersar la gran cantidad de migrantes allí”.

Asimismo, Guatemala habilitará 12 controles viales a lo largo de la ruta migratoria del país.

Una fuente de la Casa Blanca informó que Guatemala y Honduras estaban desplegando efectivos temporalmente en respuesta a una caravana de migrantes organizada a fines de marzo.

Psaku precisó que “elobjetivo es hacer más difícil la travesía y hacer más difícil el cruce de las fronteras”, y me que el acuerdo fue resultado de “una serie de consultas bilaterales” entre Estados Unidos y los países centroamericanos.

Psaki se negó a dar detalles de la participación de la vicepresidenta Kamala Harris en estas gestiones, afirmando solamente que se trató de consultas “a varios niveles”, y que Roberta Jacobson, quien a fines de mes dejará su cargo como coordinadora de gestiones en la frontera sudoccidental, estuvo involucrada en las discusiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here