El ministro del interior italiano Matteo Salvini no debe sentirse muy cómodo luego de que el barco Alex de la ONG italiana Mediterránea, llegara este fin de semana con 41 inmigrantes a bordo rescatados en el Mediterráneo al puerto de la isla de Lampedusa sin autorización.

La embarcación de unos 20 metros de eslora, ingresó en aguas italianas y atracó en Lampedusa, con los inmigrantes en la cubierta, tratando de taparse del sol con mantas térmicas.

Agentes policiacos, voluntarios de la Cruz Roja y otros organismos humanitarios, y un buen número de curiosos recibieron con aplausos a la embarcación, al tiempo que Salvini escribía en Twitter que no autorizaba “ningún desembarco a aquellos a los que no les importan las leyes italianas y ayudan a los traficantes de personas”.

Salvini había publicado hace unas semanas un decreto en el que sancionaba hasta con 50 mil euros al capitán, el operador o el propietario de un barco que “ingrese en las aguas territoriales italianas sin autorización”, pero ahora, tras el arribo de  “Alex” luego de 2 días bloqueado en el mar, dijo que aumentaría la multa a un millón de euros.

El colectivo italiano Mediterránea, que fleto a la embarcación, tuiteó pidiendo desembarcar a los migrantes rescatados, diciendo que había navegado hasta “el único puerto seguro para desembarcar” citando “condiciones deplorables de higiene a bordo”.

“Los naufragados y la tripulación están exhaustos […] las personas rescatadas necesitan ser atendidas […] esta es una situación surrealista y es una crueldad innecesaria prolongar la espera”, añadió.

Aparte de “Alex”, otro barco con migrantes, el “Alan Kurdi”, de la ONG alemana Sea-Eye, se mantenía el sábado en las aguas internacionales de Lampedusa con 65 migrantes rescatados frente a las costas de Libia.

La semana pasada, al mando del “Sea-Watch”, la capitana alemana Carola Rackete fue detenida tras haber atracado sin autorización en Lampedusa para desembarcar a 40 migrantes rescatados en el mar, y que llevaban bloqueados a bordo durante más de 2 semanas y una juez italiana invalidó su detención, argumentando que actuó para salvar vidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here