Un grupo de científicos del Hospital Universitario alemán de Halle organizaron un concierto en la ciudad de Leipzig para estudiar cómo se propaga el nuevo coronavirus cuando hay aglomeraciones.

Asimismo, el ejercicio pretende encontrar la manera de realizar eventos culturales y deportivos de forma segura sin riesgos de contagio.

El simulacro del concierto fue apoyado por el cantante pop Tim Bendzko, cuya actuacion permitió hacer lo más real y espontánea la reacción de los voluntarios para 3 escenarios que analizaban.

En el experimento participaron 1.500 personas que dieron negativo por covid-19 y fueron provistas de mascarillas, desinfectantes de manos y dispositivos de seguimiento que rastreaban sus movimientos y la trayectoria de los aerosoles.

Los desinfectantes utilizados fueron fluorescentes para ver qué superficies eran tocadas con más frecuencia.

El primer escenario simulaba el comienzo de la pandemia, y los presentes estaban todos juntos en la sala sin distanciamiento. En el segundo escenario los investigadores aplicaron medidas de higiene y mayor distancia entre los voluntarios, y en el tercero, se impuso una distancia de 1,5 metros entre cada voluntario.

Los resultados se darán a conocer en un plazo máximo de mes y medio, y para Stefan Moritz, quien encabezó el estudio, en declaraciones recogidas por AP,  tienen una “buena calidad de datos” y están “satisfechos con los números”, aunque solo contaron con un tercio de los voluntarios que esperaban involucrar.

 En parte, esto se debió al hecho de que muchos alemanes están de vacaciones, y también al miedo de participar en un experimento así en tiempos de pandemia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here