La coordinadora humanitaria de una agencia especial de Naciones Unidas, Lynn Hastings, ha pedido al Gobierno de Israel y los grupos armados palestinos que “permitan de inmediato que la ONU y sus socios lleven combustible, comida y medicinas y desplieguen personal humanitario”.

El ejército israelí lanzó más de 100 ataques en la madrugada del lunes, matando a 26 personas, incluyendo 10 mujeres y 8 niños, cuando bombardearon residencias sin previo aviso.

De los 50 heridos, la mayoría son mujeres y niños. Además, dos trabajadores médicos están entre las víctimas.

Los bombardeos han dañado las carreteras que conducen a 2 de los principales hospitales de la franja. Desde que comenzó la ofensiva, 2 mil 500 personas han quedado sin hogar, en tanto que 38 mil han tenido que huir y se han refugiado en 48 escuelas de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo, conocida como UNRWA.

El último bombardeo de la Franja de Gaza puede constituir una forma de castigo colectivo que contraviene el derecho internacional, dijo la Agencia, señalando que “en la Franja de Gaza, donde casi 70% de la población son refugiados de Palestina, el último bombardeo se lleva a cabo cuando el enclave costero lleva 14 años de bloqueo, lo que puede equivaler a un castigo colectivo contrario al derecho internacional”.

En su cuenta de Twitter, , dijo la Unrwa a través de Twitt agrega que el bloqueo ha devastado vidas, infraestructuras y la economía de la zona al restringir la circulación de personas y mercancías.
“Esto se ve agravado por los cierres y restricciones en el paso de Rafah entre Egipto e Israel”, precisa.

El Programa Mundial de Alimentos ha empezado a entregar efectivo a 51 mil personas en el norte de Gaza

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here