La confusión, la complacencia y la inconsistencia en las medidas de salud pública y su aplicación están impulsando la transmisión del COVID-19 y cobrándose vidas, alertó la Organización Mundial de la Salud.

La epidemióloga jefa de la OMS, María Van Kerkhove, enfatizó que la trayectoria de la pandemia está creciendo de manera exponencial ya que, por 7 semanas seguidas, se han visto más de 4,4 millones de casos semanales, mientras el año pasado se reportaban 500 mil en el mismo periodo de tiempo.

Van Kerkhove expresó que el mundo no está en la dirección correcta y que es necesario tomar en serio la situación.

“No deberíamos estar aquí 16 meses después del comienzo de la pandemia, cuando tenemos medidas de salud comprobadas y eficaces. Ahora mismo todo el mundo tiene que evaluar qué es lo que estamos haciendo… las vacunas están comenzando a llegar, pero no están todavía en todas partes…ahora tenemos que usar las medidas de salud… Mira tus redes sociales, mira lo que la gente está haciendo y como te estás relacionando, y asegúrate de tomar los pasos necesarios para protegerte a ti y a tus seres queridos”

El director de la OMS, Tedros Adhanom Gebreyesus, además advirtió que mientras la situación se recrudece y en algunos países las unidades de cuidados intensivos están abarrotadas, algunas personas parecen estar adoptando el enfoque de que, si son relativamente jóvenes, no importa si contraen COVID-19, y los restaurantes y clubes nocturnos están llenos a pesar de que hay muchos contagios.

“Esta enfermedad no es gripe. Han muerto personas jóvenes y sanas. Y todavía no comprendemos completamente las consecuencias a largo plazo de la infección para quienes sobreviven”, dijo.

Tedros advirtió que muchas personas que han pasado incluso una enfermedad leve tienen síntomas a largo plazo que incluyen fatiga, debilidad, “confusión mental”, mareos, temblores, insomnio, depresión, ansiedad, dolor en las articulaciones, opresión en el pecho y más.

El experto alertó de que, aunque la pandemia ahora mismo está lejos de terminar, podría acabarse en cuestión de meses si se logra la igualdad de vacunas y si las personas y los Gobiernos toman las decisiones correctas. (Naciones Unidas)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here