No se trata de hacer una diferencia de cantidades, ni comparación alguna, es señalar cómo nos rodea el crimen por todos lados; allá del otro lado del río, la xenofobia discusiva, punta de lanza de una campaña presidencial, generó el odio contra los compatriotas y locos, drogadictos o, mal educados, han hecho lo suyo.

Evidentemente que nos ha dejado consternados; de la nada surgió la muerte para 29 inocentes, entre ellos 8 mexicanos, del gatillo de 2 enfermos en un lugar, donde comprar un arma, con exageración se dice que es más fácil que obtener un chicle o cigarrillos.

Pero no debemos olvidar por ningún motivo lo que ocurre en nuestro país; a la mitad de 2019 los niveles de violencia son sin precedentes.

Hasta julio se contabilizaron, un total de 17 mil 608 víctimas de homicidio y feminicidio en el primer semestre del año. No hay dudas que el crimen va en ascenso, mes por mes. Se trata de una tasa de casi 14 asesinatos por cada 100 mil habitantes, nuevo récord en al menos 22 años.

Bien, relacionado con las muertes en los Estados Unidos, cabe recordar que ese país, ha prohibido a los empleados norteamericanos que tienden viajar a México, si no es necesario, acudir a los estados de Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas.

Bueno sería que México haga lo mismo con los nacionales que tengan planes para ir a ese país, sobre todo a Texas donde abundan los Ku kux klan, racistas por excelencia; más ahora que está desatada la hostilidad con un montón de locos sueltos. ¿Por qué sólo ellos se dan esa atribución?

La otra parte, los asesinatos dolosos en nuestro país, no se debe cejar en las medidas preventivas para contrarrestarlos, son demasiados y ya, nuestro territorio nacional, está envuelto en sangre.

Dos urgencias, una internacional y la otra de consumo que ya tiene décadas

Y ya cobra relevancia la Guardia Nacional, en donde descansan las esperanzas del Presidente y de todos los mexicanos. Algo se deberá hacer, todos queremos paz que esta mancillada. En las otras policías no hay confianza, la mayoría están penetradas por los capos.

Dice una noticia del The New York Times: “Cada año, 213.000 armas llegan ilegalmente a México desde Estados Unidos, según un informe de la Agencia Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

rrrartr2000@hotmail.com y facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here