Fuerzas de seguridad de la embajada estadounidense en Bagdad lanzaron este miércoles granadas lacrimógenas para dispersar a iraquíes proiraníes que se acercaban al lugar quemando la bandera de Estados Unidos.

Los manifestantes lanzaron piedras hacia la sede diplomática sin que se registraran intentos de asaltar o penetrar en el complejo.

Los participantes en la movilización intentaron acercarse a la embajada quemando banderas estadounidenses y gritando “Estados Unidos, gran Satán”, lema utilizado en Irán durante la revolución islámica de 1979. Sin embargo, desde el interior del complejo diplomático se lanzaron granadas lacrimógenas contra los manifestantes

La semana pasada un contratista estadounidense murió por el impacto de proyectiles en la base militar K1 de Kirkuk, en el norte de Irak, siendo la primera víctima de los ataques iniciados hace varios meses. Como represalia, Estados Unidos lanzó el día 29 un ataque aéreo que dejó 25 combatientes proiraníes muertos.

Horas después, se produjo un intento de acceder a la embajada estadounidense en Bagdad por una multitud que protestaba por ese ataque aéreo, y los manifestantes iniciaron una sentada en torno a la delegación diplomática.

El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, se refirió hoy al tema a través de su cuenta de Twitter: “El gobierno iraní, la nación y yo condenamos fuertemente la maldad de Estados Unidos”, dijo en su primera reacción desde que se produjera el ataque aéreo estadounidense. Su gobierno, además, negó estar detrás del intento de asalto a la embajada.

El martes, el presidente estadounidense Donald Trump había amenazado a Teherán con represalias tras el asalto a la legación, aunque aseguró que no esperaba entrar en guerra con su enemigo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here