Autoridades de la Unión Europea se comprometieron el martes a proteger los intereses de sus empresarios en Cuba y los instan a no dejarse y proteger sus intereses si son demandados por compañías de Estados Unidos cuando el Gobierno de Donald Trump autorice reclamaciones sobre propiedades nacionalizadas en la isla.

Estados Unidos puso fin a casi 2 décadas de suspensión del Título III de la ley Helms-Burton”, asegura un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, con lo que se endurecerá el embargo a Cuba y permitirá reclamar ante cortes estadounidenses propiedades expropiadas por la Revolución cubana.

En un mensaje publicado en la cuenta oficial en español del Departamento de Estado norteamericano, el secretario Mike Pompeo manifestó que “los ciudadanos de Estados Unidos podrán demandar personas por tráfico de propiedades que fueron confiscadas por el régimen cubano”, añadiendo que “después de más de 22 años, los estadounidenses tendrán la oportunidad de justicia”.

El director general de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, Stefano Manservisi, en una rueda de prensa en La Habana, expresó que “tenemos una reglamentación que permite a las empresas europeas contraatacar a iniciativas eventuales de las empresas americanas”.

Asimismo, Estados Unidos empezará a “implementar” el Título IV de esa legislación, que restringe la entrada en el país de aquellas personas que “posean propiedades confiscadas de ciudadanos estadounidenses o que trafiquen con esas propiedades”.

El propio Departamento de Estado estimó en su momento la existencia de unas 200 mil demandas potenciales..

Por su parte, Estados Unidos ha añadido a su lista de sanciones cinco nombres vinculados a los servicios militares y de inteligencia de Cuba, incluida la aerolínea Aerogaviota, y John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, afirmó en una alocución a los veteranos de la fracasada invasión de Playa Girón, que su país restringiría el turismo no familiar a Cuba para reducir el “turismo velado” que provee fondos al sector de seguridad de la isla.

Bolton también anunció nuevos límites a las remesas a Cuba. Las medidas anunciadas contemplan limitar las transferencias de fondos por ciudadanos estadounidenses a Cuba a 1.000 dólares trimestrales.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, dijo que La Habana califica de “agresiva escalada” la decisión de Estados Unidos de permitir las demandas por las propiedades confiscadas en la isla.

“Rechazo enérgicamente el anuncio del Secretario de Estado Pompeo, de activación del Título III de la Ley Helms-Burton. Es un ataque al Derecho Internacional y a la soberanía de Cuba y de terceros Estados”, dijo en un tuit.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here