Alemania inició una nueva fase de restricciones para luchar contra el brote de coronavirus que incluyen toques de queda de aplicación obligatoria por los estados, luego de la adopción de una nueva ley que refuerza el poder de Angela Merkel para tomar decisiones contra la pandemia.

El país teutón activó el “freno de emergencia”, reforma de la ley de protección contra las infecciones adoptada esta semana en el Parlamento pese al rechazo de  manifestaciones.

El ministro de Salud, el conservador Jens Spahn destaca que se trata de “romper la tercera ola del virus” y después “reabrir progresivamente con un mayor uso de los test. Es duro, nos pesa a todos. Pero es necesario por un período provisional”.

El dispositivo se activa cuando haya una incidencia semanal de 100 casos por cada 10O mil  habitantes por 3 días seguidos en una  área específica. En este caso, se limitarán contactos privados y cerrarán comercios no esenciales, entre otras medidas .

El punto más cuestionado es el establecimiento de toques de queda entre las 10:00 p.m. y las 05:00 a.m., con la posibilidad de practicar deporte individualmente hasta la medianoche, y se prohibirán clases presenciales en los colegios si se registran 3 días consecutivos con incidencia semanal de 165 casos o más por cada 100 mil  habitantes.

La incidencia recién aumentó a 164 en promedio en el país, donde los confinamientos nunca han sido tan duros como en Francia o España.

La activación automática de medidas debe poner fin a las tensiones con las regiones, competentes en el ámbito educativo y de salud. Hasta ahora, algunas de ellas modificaron o incluso ignoraron las medidas estrictas pese a que se habían decidido con su aprobación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here