Hoy todos voltean a verla, lo mismo en fotografías, que en videos y en toda clase de imágenes. Es la icónica, imponente y emblemática catedral de Notre Dame, que hoy ha perdido una parte importante de su vida en el incendio del 15 de abril de 2019. aún no sabemos que tan profundas fueron las heridas y que es lo que la humanidad exactamente ha perdido.

Desde su construcción en el siglo XII, la historia de la Catedral de Notre Dame está ligada a Francia y en sus muros se celebraron acontecimientos para la posteridad como la coronación de Napoleón Bonaparte, la de Enrique VI de Inglaterra y hasta la beatificación de Juana de Arco.

El edificio de 2 torres de 69 metros cada una, resistió siglos de guerras y hecatombes creadas por el mismo ente que la concibió hace varios siglos. el hombre.

La estructura fue construida en una isla en el centro del río Sena y el papa Alejandro III bendijo la primera piedra cuando comenzó su construcción en el siglo XII.

Junto a obras de arte de incalculable valor, Notre Dame resguardaba reliquias veneradas por millones de católicos, entre ellas la presunta corona de espinas con la que Jesús de Nazaret fue coronado “rey de los judíos” por los soldados romanos que se burlaban de él, según el Nuevo Testamento.

Su historia nos remonta a 1160 cuando el obispo de la ciudad, Maurice de Sully, empezó la construcción del edificio en el estilo de la época, y la obra llevó más de un siglo hasta que terminada en 1272, cuando la ciudad se había convertido en un importante centro comercial del continente.

El templo fue construido en el mismo sitio donde existieron 4 edificios religiosos: una iglesia paleocristiana del siglo IV, una basílica merovingia y otra carolingia y románica. La construcción de Notre Dame fue dándole la reputación a la ciudad como centro espiritual. Los toques finales se hicieron en 1300 por el maestro de obras Jean Ravy,  pionero en la arquitectura gótica: característica destacada de Notre Dame

El único monarca que se coronó allí en el medioevo no fue francés: Enrique VI de Inglaterra en 1431 intentando extender el control político sobre Francia durante la Guerra de los 100 días.

El rey Luis XIV inició una controvertida restauración, las vidrieras de los siglos XII fueron reemplazadas por vidrios transparentes y un pilar de la puerta central fue demolido para ampliar el acceso. En 1793, tras la revolución francesa y en la ola de anticlericalismo, la iglesia fue nombrada “templo de la razón”. En 1804 fue ahí donde Napoleón fue coronado como emperador.

Notre Dame fue inspiración para grandes artistas parisinos y en 1831 Víctor Hugo ubicó su drama, el ‘Jorobado de Notre Dame’, en las instalaciones del icono parisino con el  romance entre el campanero jorobado Quasimodo y la gitana Esmeralda.

En 1843 se inició una nueva restauración por el arquitecto Viollet le Duc, quién le devolvió a la catedral su estilo gótico original.

El 26 de agosto de 1944, miles de franceses se reunieron en Notre Dame para asistir a un oficio religioso al que asistió el general Charles de Gaulle para celebrar la liberación de la ciudad de los nazis, y fue ahí donde se efectuaron los funerales de Charles de Gaulle, Georges Pompidou y Francois Mitterand.

El 15 de noviembre de 2015, luego de la oleada de atentados en Paris causados por el grupo Estado Islámico, Notre Dame fue el centro del homenaje a las víctimas.

El edificio, seriamente dañado este 15 de abril, ha sido inmortalizado en las pinturas de grandes artistas como Matisse y Picasso así como en varias películas.

Es el monumento más visitado de Francia con cerca de 14 millones de visitantes al año.Hace apenas unos días, en el marco de los trabajos de restauración que se estaban realizando en el edificio, fueron retiradas dieciséis grandes estatuas de su fachada. Una delicada operación que fue seguida con gran interés por muchos turistas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here