En un mensaje a los medios de comunicación, Luis Raúl González Pérez anunció que no buscará un nuevo periodo al frente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Recordó que en días pasados, fue publicada la convocatoria para presentar candidaturas a la Presidencia de la CNDH, la cual ganó hace 5 años con una copiosa votación, y que en ese entonces, la Presidencia del Órgano Constitucional, cuya estatura debía fortalecerse y crecer, obligaba a mirar la responsabilidad sin ambición de continuidad personal.

Señaló que al final de este periodo muchas cosas se ven con desilusión, otras con esperanza y algunas con decepción, ya que el país vive un entorno crítico de violencia, inseguridad e impunidad en particular en algunas regiones, donde la vigencia de los derechos, la legalidad y la justicia parecieran solo expectativas ante una realidad que los desafía y cuestiona.

González Pérez afirma que no obstante ello, pareciera que hay un miedo desde las estructuras de poder de incurrir en lo que creen una erosión de su capacidad, lo cual ha motivado que se condenen autonomía, independencia y disenso, llegándose a cuestionar y descalificar de manera infundada a la Comisión, así como de muchas mexicanas y mexicanos que buscan la vigencia de sus derechos fundamentales.

Acusó que se ha llegado al extremo de una desautorización moral desde el Ejecutivo hacia la CNDH y su trabajo y que a quien ha actuado con profundidad y compromiso, se le acusa de no haber estado ahí, cosa que además de no apegarse a la realidad, confunde, como si de esa manera se satisficiera el monopolio de la verdad.

Puntualizó que más allá del desdén hacia la CNDH, es manifiesta una actitud de menosprecio y descalificación contra las instituciones y órganos constitucionales autónomos del Estado mexicano, como si la autonomía significara un obstáculo o un estorbo para cumplir los fines y alcanzar los objetivos de gobiernos y autoridades.

El ombudsman añadió que en este contexto, algunas organizaciones y sectores sociales, privados y académicos han manifestado su intención de presentar su candidatura para la reelección al frente de la CNDH, cosa que agradece y reconoce, pero que ha decidido no buscar ni aceptar la reelección si alguien así lo propone al Senado.

Agregó que lo hace con plena conciencia y responsabilidad, confiado en que su ausencia en el proceso abra la puerta al diálogo y la reflexión que permitan preservar y garantizar la autonomía e independencia de la CNDH, para que pueda seguir ejerciendo a cabalidad sus funciones.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here