La situación en Nicaragua a unos meses de las elecciones presidenciales está entrando a un callejón sin salida, luego de que la policía de Nicaragua detuvo al al aspirante presidencial opositor Félix Maradiaga, quien fue citado a declarar por más de 4 horas.

Esto informaron fuentes oficiales y de su equipo de campaña. El equipo de campaña de Maradiaga dijo que el político fue interceptado por la policía junto a su chofer y su abogado Róger Reyes, una vez que habían salido del edificio de la Fiscalía, siendo detenido.

La policía confirmó que el precandidato por la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco, fue arrestado en Managua y es investigado “por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera”.

Maradiaga es el tercer aspirante opositor a la presidencia detenido en la última semana en Nicaragua, ya que el Poder Judicial nicaragüense mantiene bajo arresto domiciliario a la periodista Cristiana Chamorro desde hace seis días, y encarceló por un lapso de 3 meses al economista y exdiplomático Arturo Cruz.

Antes de ser arrestado, Madariaga dijo a periodistas que fue interrogado sobre sus actividades como exdirector de una ONG de estudios económicos, si tenía nexos con el narcotráfico y si en sus viajes a Estados Unidos pidió sanciones contra Nicaragua, a lo que él respondió que las pidió “pero no para castigar al pueblo sino a funcionarios del gobierno que han cometido crímenes de lesa humanidad”.

La policía señaló que investiga a Maradiaga por “pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la Nación”.

El Ministerio Público informó que investiga las actividades de la “Fundación Libertad o Fundación para la Libertad” y el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, ONGs que Maradiaga dirigió, ya que “tiene indicios de que se podrían estar desarrollando actividades ilícitas, en perjuicio de la sociedad nicaragüense y el Estado, lo cual rechaza el organismo.

Por el contrario, se acusa al gobierno de Daniel Ortega de desatar una “embestida represiva” para impedir la realización de elecciones “libres y competitivas” el 7 de noviembre próximo, cuando el mandatario sandinista, que ha gobernado el país centroamericano 18 años en 2 etapas, buscará un cuarto mandato presidencial consecutivo.

Para este miércoles 9 fue citado a declarar Juan Sebastián Chamorro, otro de los precandidatos presidenciales opositores y exdirectivo de la Alianza Cívica, agrupación opositora para dialogar con el gobierno tras la revuelta social de abril de 2018.

El gobierno de Ortega parece quedarse sin competidores para los comicios de noviembre .

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here