La autopsia de Naya Rivera arrojó como resultado que la actriz de “Glee” se ahogó accidentalmente y que no hay indicio alguno de que fuese una lesión traumática, drogas o alcohol la causa de su muerte, por lo que el deceso se produjo por un infortunado accidente.

La autopsia completa no reveló lesiones traumáticas u otras afecciones médicas, en la mujer de 33 años de edad, según el informe del médico forense del condado de Ventura.

El cuerpo fue recuperado de un lago en California y la Oficina del Sheriff del Condado de Ventura indicó que no hay indicios de asesinato ni de suicidio.  Rivera alquiló un bote para navegar con su hijo de 4 años de edad el pasado miércoles, y horas después de que salieran del embarcadero, el personal de la empresa de alquiler empezó a buscarlos y encontró la barca a la deriva con el niño dormido a bordo.

El menor dijo a la Policía que salieron a nadar, pero su madre, conocida por su papel de Santana López en la serie ‘Glee’, no había regresado al bote.

La oficina del ‘sheriff’ dijo que aún no está claro lo que sucedió; sin embargo, el hijo de Rivera indicó a los investigadores que su madre lo empujó de regreso al bote, pero que ella no volvió a subir a la embarcación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here