Carola Rackete la capitana de 31 años de edad que desafió al gobierno italiano al tratar de llevar sin permiso a 41 inmigrantes a Lampedusa, fue liberada luego de que la jueza que llevaba su caso rechazara el delito por el que la acusaban.

La jueza de Agrigento, Alessandra Vella, no convalidó su arresto y rechazó además el delito de “resistencia y violencia a una nave de guerra” del que se la acusaba.

Rackete desembarcó del barco Sea Watch 3 a los inmigrantes rescatados en el Mediterráneo, y que tenían más de 15 días vagando en el mar, siendo arrestada el pasado sábado 29 de junio por las autoridades italianas tras desobedecer las órdenes de los militares italianos en la isla de Lampedusa.

Sobre los cargos que se le imputaban, la jueza no encontró responsable a Rackete ya que el incidente en el que se habría puesto en peligro la vida de cuatro policías, según el Gobierno de Italia, fue un accidente.

Una vez puesta en libertad, el ministro del Interior italiano Matteo Salvini se declaró disgustado con la decisión de la Justicia: “Estoy indignado, estoy disgustado, pero no me rendiré”, prometió el líder conocido por su posición vertical contra la migración.

Rackete argumentó que estaba cumpliendo con el deber de proteger la vida, por lo que fue cobijada por varias ONG de derechos humanos. Para los miembros de la ONG Sea Watch, el único responsable de la detención de Carola Rackete, es el viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here